El pe­rro león se lla­ma Mono

Nues­tro país se su­ma a la mo­da grin­ga de cor­tar­le el pe­lo a las mas­co­tas co­mo el rey de la sel­va pa­ra evi­tar que se achi­cha­rren en verano

La Cuarta - - PAÍS - SE­BAS­TIÁN FONCEA @la­cuar­ta_­fon­cea www. la cu ar ta.com

Des­de el 2013 que al pe­rro “Mono” du­ran­te la tem­po­ra­da es­ti­val le cor­tan el pe­lo y le de­jan una sim­pá­ti­ca me­le­na de león en la pe­lu­que­ría Dia­na, de Pe­ña­lo­lén.

Se­gún su due­ño, Lu­ciano Men­do­za, el ani­mal de 25 ki­los y 15 años es una mez­cla de Alas­kan Ma­la­mu­te con Gol­den Re­trie­ver, y pa­ra que no se aca­lo­re con tan­to pe­lo le ra­pan el cuer­po, pe­ro la ca­be­za no, y le de­jan un pom­pón en la co­la pa­ra ti­rar pin­ta co­mo el rey de la sel­va.

El pe­rro león vi­ve en un pa­sa­je a me­tros del Ban­coEs­ta­do de Gre­cia con To­ba­la­ba, y to­dos los días va a dar una vuel­ta al es­ta­cio­na­mien­to del lu­gar en don­de es co­no­ci­do por los tra­ba­ja­do­res y clien­tes.

Eso sí, se­gún Lu­ciano, ha­ce tres años una ve­te­ra­na que nun­ca ha­bía vis­to al Mono, de­bi­do a su pei­na­do ve­ra­nie­go lo con­fun­dió con un león ver­da­de­ro. La mu­jer en­tró en pá­ni­co y le avi­só a un ca­ra­bi­ne­ro que es­ta­ba en el ban­co pa­ra que die­ra la aler­ta pa­ra cap­tu­rar a la bes­tia. Afor­tu­na­da­men­te, el uni­for­ma­do ca­cha­ba al can y le acla­ró a la se­ño­ra la ra­zón de su con­fu­sión.

PEI­NA­DO A LA MO­DA

La mo­da de cor­tar­le el pe­lo a los pe­rros co­mo leo­nes na­ció en EE.UU. y se ha di­fun­di­do a bue­na par­te del mun­do. En Chi­le al­gu­nas pe­lu­que­rías ca­ni­nas la ofre­cen, pe­ro has­ta aho­ra po­cas per­so­nas pi­den ese mo­de­lo pa­ra sus mas­co­tas.

La en­car­ga­da de cor­tar­le el pe­lo al an­ciano pe­rro Mono es la ve­te­ri­na­ria Dia­na Pal­ma, y ella nos con­tó que “es bueno pa­ra su co­mo­di­dad e hi­guie­ne por­que que­dan fres­qui­tos”. En Mono ella de­mo­ra ho­ra y me­dia y el va­lor del tra­ba­jo es de 25 mil pe­sos da­do el gran ta­ma­ño del clien­te.

De­bi­do a sus años, el pe­rro ape­nas ve y de­be usar go­ti­tas en los ojos, ade­más ca­mi­na len­to (co­mo per­do­nan­do el tiem­po), pe­ro aún así es la es­tre­lla del sec­tor y no hay clien­te del ban­co que de­je de to­mar­le una foto.

Otro pe­rro a la mo­da se lla­ma Tony (en la foto chi­ca), un Chow Chow que vi­ve en La Rei­na, a quien ape­nas em­pie­za a ha­cer ca­lor lo lle­van a la pe­lu­que­ría, y jun­to con la me­le­na le de­jan unas bo­ti­tas con las que se ve de lo más top.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.