Maes­tro:

La Cuarta - - OJO, PESTAÑA Y CEJA -

Tra­ba­jo en un ca­mión de ba­su­ra. No es la me­jor pe­ga, pe­ro me sir­ve pa­ra jun­tar pla­ta pa­ra es­tu­diar elec­tró­ni­ca, que es mi pa­sión. Me en­can­ta ar­mar y des­ar­mar lo que sea. La se­ma­na pa­sa­da que­dé ba­bo­so cuan­do en un es­qui­na, fren­te al ta­rro, ha­bía una te­le bo­ta­da. Pe­ro cuan­do co­rrí a aga­rrar­la sa­lió una na­na de la ca­sa y me di­jo que si que­ría po­día pa­sar a pro­bar­la. Cuen­to cor­to: la dra­cu­li­na me co­bró pea­je y me chu­pó has­ta la ve­na grue­sa. Fue cor­to y lo me­jor es que, apar­te de que la chi­llo­na gri­ta­ba en HD, des­pués de en­chu­far­la, la te­le, el apa­ra­to fun­cio­nó. Me fui fe­liz, pe­ro aho­ra vez que paso por afue­ra la dien­tu­da me jo­tea. Y ya es­toy cha­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.