Pe­pi­to:

La Cuarta - - OJO, PESTAÑA Y CEJA -

To­dos sa­be­mos que es­co­ba nue­va ba­rre bien, pe­ro se le gas­tó el pa­lo por ju­gar en esa can­cha que le ten­dió la mano pa­ra que­dar­se con una te­le nue­vi­ta, don­de po­der ver pe­lí­cu­las que le­van­tan el es­pí­ri­tu y otras co­sas sin hue­sos. En to­do ca­so, us­ted no te­nía pa­ra que pa­gar­le con la pun­ta pi­ca­na a esa ca­ní­bal, que me ima­gino que de­be ser de una tri­bu jí­ba­ra, a la que le gus­ta achi­car cual­quier ca­be­za. Bas­ta­ba con en­trar a la ca­sa, pro­bar el en­chu­fe e ir­se. Pe­ro a us­ted le gus­tó me­ter el ma­cho en la hem­bra del amor eléc­tri­co y aho­ra no quie­re más gue­rra. Le acon­se­jo que pa­ra la pró­xi­ma aga­rren har­tos ta­rros y pa­se fon­dea­do por la ca­sa del te­rror. Se­gu­ro que ella se ol­vi­da­rá de us­ted.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.