TE­LE­TÓN APUES­TA POR UN CIE­RRE CON JOR­GE GON­ZÁ­LEZ

ES­TÁ PRÁC­TI­CA­MEN­TE TO­DO CO­CI­NA­DO PA­RA QUE EL HIS­TÓ­RI­CO LÍ­DER DE “LOS PRI­SIO­NE­ROS” ENCABECE EL SHOW EN EL NA­CIO­NAL

La Cuarta - - ESPECTÁCULOS - ANDRO VUKOVIC @la­cuar­ta_an­dro www. la cu ar ta.com

Don Fran­cis­co siempre ha re­cal­ca­do lo pe­lúo que es pa­rar una Te­le­tón des­pués de una elec­ción. Por eso, co­mo equi­po es­tán ex­tre­man­do re­cur­sos pa’ que la gen­te pren­da y se mo­ti­ve pa’ coope­rar es­te 2 y 3 de di­ciem­bre.

Y si la con­fir­ma­ción del as­tro del reg­gae­ton J Bal­vin pa’l cie­rre ya era un go­la­zo, aho­ra es­tán ama­san­do otra bom­ba pa’l emo­ti­vo show en el Es­ta­dio Na­cio­nal: te­ner a Jor­ge Gon­zá­lez co­mo nú­me­ro es­te­lar.

Sí, esa es la gran ob­se­sión de los or­ga­ni­za­do­res de la po­má so­li­da­ria, con­tar con el ex lí­der de “Los Pri­sio­ne­ros” en­ca­be­zan­do la no­che fi­nal, tal co­mo en 1985, cuan­do los cen­su­ra­ron, y el 2002, opor­tu­ni­dad en que el pi­ño se man­dó un po­lé­mi­co show en el que no que­dó tí­te­re con ca­be­za.

Eso sí, es­ta vez el mú­si­co no se su­birá con sus ex com­pa­ñe­ros, sino que en su ver­sión so­lis­ta, y el con­tex­to será to­tal­men­te dis­tin­to al de esa oca­sión, ya que lo ha­rá tras el ac­ci­den­te ce­re­bro­vas­cu­lar que pu­so en ries­go su vi­da, y que se la cam­bió de gol­pe.

DE ÁCI­DO Y DE AGRAZ

La his­to­ria de Jor­ge Gon­zá­lez, el ar­tis­ta, y la Te­le­tón no es pa­ra na­da dul­ce. En 1985, el pi­ño san­mi­gue­lino se plan­tó en el tea­tro de la Te­le­tón y cuan­do so­na­ron los pri­me­ros acor­des de “La Voz de los 80”, la trans­mi­sión se fue de­re­chi­to a los ré­cla­mes. La si­tua­ción del país era com­ple­ja po­lí­ti­ca­men­te, y un show de ese ca­li­bre no era del agra­do de los go­ber­nan­tes, por lo que “Los Pri­sio­ne­ros” pa­sa­ron al ol­vi­do en esa edi­ción de la cru­za­da.

Sus fa­ná­ti­cos tu­vie­ron que es­pe­rar 17 años pa­ra ver­los nue­va­men­te en la Te­le­tón, pa­ra ha­cer de las su­yas es­ta vez en el Es­ta­dio

Na­cio­nal. Esa fue la no­che de fu­ria del lí­der de “Los Pri­sio­ne­ros”, cuan­do cam­bió una es­tro­fa de “Quie­ren Di­ne­ro” pa’ pe­gar­les el pa­lo a los em­pre­sa­rios y po­lí­ti­cos que se en­ri­que­cen a cos­ta de la obra so­li­da­ria.

Cla­ro que esa vez tra­tó de en­men­dar sus du­ros di­chos ape­nas se ba­jó del es­ce­na­rio, acla­ran­do que “la trans­for­ma­ción de al­go ne­ga­ti­vo, pin­ta­mo­nes­co y ava­ro en al­go po­si­ti­vo, me pa­re­ce que es muy bueno”.

Más allá de es­ta his­to­ria de des­en­cuen­tros, hoy la reali­dad es muy dis­tin­ta, pues Gon­zá­lez es­tá muy cer­cano a la ins­ti­tu­ción que reha­bi­li­ta a los pe­ques.

OP­CIÓN FAC­TI­BLE

Cer­ca­nos al ar­tis­ta creen que ver a Jor­ge Gon­zá­lez en el cie­rre de la Te­le­tón no es pa­ra na­da des­ca­be­lla­do, ya que su re­la­ción ac­tual con la ins­ti­tu­ción es de mu­cha cer­ca­nía.

Cla­ro, pues cuan­do le die­ron el al­ta lue­go de su ACV, el crea­dor ini­ció su reha­bi­li­ta­ción en el ins­ti­tu­to de San­tia­go, al­go que ha he­cho que su víncu­lo con la obra ten­ga un nue­vo sen­ti­do.

Y es es­ta mis­ma bue­na on­da la que po­dría po­ner­lo sin re­pa­ros en el es­ce­na­rio del Es­ta­dio Na­cio­nal, en al­go que se­ría un gran es­fuer­zo pa­ra él, aun­que un es­fuer­zo ri­co, ya que “él quie­re es­tar to­can­do en to­dos la­dos don­de lo in­vi­ten, lo úni­co que quie­re es to­car”, cuen­ta uno de sus yun­tas.

In­clu­so el pro­pio Don Fran­cis, en el lan­za­mien­to de es­te año, va­lo­ró la fi­gu­ra de Jor­ge Gon­zá­lez y su reha­bi­li­ta­ción en la Te­le­tón. “Me pa­re­ce muy bien. La Te­le­tón es­ta abier­ta siempre pa­ra to­do el mun­do, y si al­guien nos ne­ce­si­ta, no­so­tros siempre es­ta­mos dis­pues­tos”, ex­pre­só esa vez el gua­ri­po­la del even­to.

Es más, el ani­ma­dor tam­bién apro­ve­chó esa ins­tan­cia pa­ra des­dra­ma­ti­zar la ac­tua­ción de “Los Pri­sio­ne­ros” el 2002, con lo que cla­ra­men­te le abre las puer­tas a Gon­zá­lez pa­ra re­gre­sar a la ci­ta. “Ten­go re­cuer­do de to­do, a mí na­da se me ol­vi­da. Lo im­por­tan­te es que yo no ha­go es­ta Te­le­tón pa­ra mí, ni pa­ra mis in­tere­ses, ni pa­ra lo que me pa­re­ce, ni pa­ra lo que no me pa­re­ce. Yo ha­go la Te­le­tón, par­ti­ci­po de ella, y to­dos los que es­ta­mos aquí par­ti­ci­pa­mos de ella, por­que cree­mos que tie­ne que ser pa­ra to­dos. En un show en la te­le­vi­sión pa­san co­sas, an­te las que uno aga­cha la ca­be­za y las acep­ta, por­que fi­nal­men­te lo más im­por­tan­te es la Te­le­tón, es po­der man­te­ner es­ta ins­tan­cia so­li­da­ria”, la ti­ró sin do­lor.

En re­su­mi­das cuen­tas, la po­si­bi­li­dad de ver al ar­tis­ta en el cie­rre de la Te­le­tón es ca­si un he­cho, pues las vo­lun­ta­des es­tán de to­dos la­dos. Só­lo fal­tan un par de de­ta­lles por afi­nar y el san­mi­gue­lino será par­te del show del Es­ta­dio Na­cio­nal, al­go que se co­mu­ni­ca­ría en los pró­xi­mos días.

De he­cho, en su círcu­lo de hie­rro só­lo es­tán es­pe­ran­do el lla­ma­do de­fi­ni­ti­vo pa’ po­ner­se ma­nos a la obra en el show y ha­cer al­go lin­do.

Aun­que el 2002 ba­rrió con la dan­za de mi­llo­nes que hay tras la Te­le­tón, hoy Jor­ge Gon­zá­lez tie­ne un gran víncu­lo con la obra, ya que en ella ini­ció su reha­bi­li­ta­ción tras el ac­ci­den­te ce­re­bro­vas­cu­lar que su­frió en fe­bre­ro del 2015.

JAVIERTORRES/ATONCHILE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.