Ca­yó pa­dre que se lle­vó hi­jos a la ma­la

Fon­dea­do en un ho­tel de Bue­nos Aires fue de­te­ni­do por po­lis che Fla­vio Ro­cha do San­tos, quien se en­con­tra­ba con sus ni­ños Va­nes­sa (8) y Da­niel (6)

La Cuarta - - CRÓNICA -

En un ho­tel de cua­tro es­tre­llas, en Bue­nos Aires, Ar­gen­ti­na, pi­lla­ron a Fla­vio Ro­cha do San­tos, quién el sá­ba­do pa­sa­do ha­bía sus­traí­do a sus hi­jos des­de Val­di­via y los sa­có del país.

La ayu­da de un cui­da­dor de au­tos che fue cla­ve pa­ra de­te­ner al bra­si­le­ño y ter­mi­nar con el cal­va­rio de su ma­dre, Ca­ro­li­na Twe­lle.

Su­ce­de que el tra­ba­ja­dor vio en las noticias de su país el ca­so de Va­nes­sa y Da­niel, de 8 y 6 años, res­pec­ti­va­men­te, ade­más de la ca­ra del pa­dre.

Lo iden­ti­fi­có y avi­só al ho­tel, don­de tra­ba­ja. De in­me­dia­to, se co­mu­ni­ca­ron con los po­lis que con­fir­ma­ron que Fla­vio se hos­pe­da­ba ahí con los pe­ques.

“Fue de­te­ni­do en el mis­mo re­cin­to”, se­ña­ló el pre­fec­to Car­los Bus­ta­man­te, de la PDI de Val­di­via.

Tras la de­ten­ción, él jun­to a los ni­ños fue­ron tras­la­da­dos has­ta las ofi­ci­nas de la Po­li­cía de Bue­nos Aires, don­de el hom­bre per­ma­ne­ce de­te­ni­do.

En tan­to, la ma­dre via­jó ayer en com­pa­ñía de una her­ma­na, un cu­ña­do y una psi­có­lo­ga de la Bri­sex­me de la PDI pa­ra re­en­con­trar­se con sus hi­jos y vol­ver al país lo más rá­pi­do po­si­ble.

An­tes, emo­cio­na­da por la no­ti­cia, Ca­ro­li­na es­cri­bió en su cuen­ta de Fa­ce­book: “APA­RE­CIE­RON MIS HI­JOS !!!! No ten­go pa­la­bras pa­ra agra­de­cer la ayu­da de to­dos !!! Mi co­ra­zón no ca­be de ale­gría y agra­de­ci­mien­to! Be­sos a to­dos!!!”.

RE­CO­RRI­DO

Se­gún los an­te­ce­den­tes en­tre­ga­dos por la PDI, el in­ge­nie­ro in­for­má­ti­co sus­tra­jo a los ni­ños el sá­ba­do y se los lle­vó en un au­to.

Ade­más, pa’ des­pis­tar a los po­lis, de­jó su ce­lu en un bus que iba a Con­ce.

He­cho eso, el pa­dre to­mó un pa­so no ha­bi­li­ta­do en el sec­tor de Ical­ma, en la re­gión de La Arau­ca­nía, con ayu­da de dos her­ma­nos (ver recuadro).

Al lle­gar al otro la­do de la cor­di­lle­ra, to­mó un au­to, de su pro­pie­dad, y ma­ne­jó has­ta la ca­pi­tal ar­gen­ti­na pa­ra hos­pe­dar­se, con su nom­bre, en el ho­tel Wynd­ham.

RE­PI­TE LA HIS­TO­RIA

No es la pri­me­ra vez que Ro­cha tra­ta de lle­var­se a sus hi­jos a Bra­sil. Su­ce­de que el 2011 con­tac­tó a un mi­li­tar en re­ti­ro pa­ra que lo ayu­da­ra a ro­bar­se a sus pe­ques. En esa opor­tu­ni­dad, ca­yó en Po­zo Al­mon­te, jun­to a la nor­te­ame­ri­ca­na Ca­lis­sa Ba­llard, cuan­do se di­ri­gían en una ca­mio­ne­ta a Bo­li­via a tra­vés de un pa­so no ha­bi­li­ta­do.

El abo­ga­do Car­los Al­vear, que­re­llan­te en re­pre­sen­ta­ción del Ser­vi­cio Na­cio­nal de Me­no­res (Se­na­me), se re­fi­rió al he­cho y ase­gu­ró que “ese pa­dre tie­ne una ob­se­sión. Uno pue­de en­ten­der que quie­ra a sus hi­jos, ¿pe­ro cuál es el ni­vel o a qué va a lle­gar una per­so­na pa­ra jun­tar­se con sus hi­jos vio­lan­do la ley y vul­ne­rán­do­los de esa ma­ne­ra”.

FORMALIZADO

En tan­to, la Fis­ca­lía de Los Ríos for­ma­li­zó en au­sen­cia a Fla­vio Ro­cha por sus­traer a hi­jos des­de Val­di­via y tras­la­dar­los a Bue­nos Aires.

Ade­más, so­li­ci­tó al tri­bu­nal la ex­tra­di­ción del bra­si­le­ño des­de Ar­gen­ti­na por sus­traer a sus hi­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.