COJO Y TO­DO, HA­BÍA QUE ES­TAR CON LA “PANTERA”

Jus­to Vi­llar asis­tió con la pier­na in­mo­vi­li­za­da y en com­pa­ñía de Lu­chi­to Me­na al funeral del tai­ta de Da­nie­la Seguel, quien has­ta ca­chu­reó en la fe­ria pa’ que la tenista pu­die­ra triun­far.

La Cuarta - - DEPORTES -

La Da­ni nun­ca lo ocul­tó. Es más, si hu­bie­se po­di­do ra­que­tear con la ca­mi­se­ta al­ba, in­clu­so la rup­tu­ris­ta de cua­dri­tos que re­pre­sen­ta­ba la gra­de­ría del Mo­nu su­pues­ta­men­te, lo ha­bría he­cho sin du­dar. Cla­ro, una co­lo­co­li­na des­de la cu­na, tal co­mo su fa­mi­lión, in­clu­yen­do a su pa­dre Jor­ge. Su ami­go, su mo­tor, su “pe­laí­to”.

Así lo lla­ma­ba la “Pantera” ca­ri­ño­sa­men­te, pues el tai­ta, ade­más de in­cul­car­le el amor por el Ca­ci­que a tal pun­to que has­ta el Ka­lu­le Me­lén­dez le pa­re­cía lin­do, fue quien po­ten­ció a su re­ga­lo­na en el te­nis. Sa­bi­do es que has­ta ven­día ca­chu­reos en la fe­ria pa­ra po­der cos­tear la ca­rre­ra de la Da­ni. Por eso el gol­pe fue du­ro.

Mien­tras la nú­me­ro uno bus­ca­ba un nue­vo tí­tu­lo el wi­kén, su pa­dre se des­plo­mó fren­te a sus ojos, en la tribuna. Lo de­más es his­to­ria co­no­ci­da. Jor­ge fa­lle­ció a los 63 años, en el me­jor mo­men­to de­por­ti­vo de su re­ga­lo­na. Por eso ha­bía que es­tar ahí, pa­ra apo­yar­la y le­van­tar­la, y dos de sus ído­los qui­sie­ron for­mar par­te de es­te “abra­zo” ma­si­vo.

Ya con la no­ti­cia de que el Co­lo be­ca­ría a la tenista, Jus­to Vi­llar y Luis Me­na lle­ga­ron al ce­men­te­rio Par­que del Re­cuer­do, don­de ayer se efec­tuó el funeral del pa­pi. El go­le­ro, in­clu­so, apa­re­ció con la pier­na in­mo­vi­li­za­da de­bi­do a la ro­tu­ra de li­ga­men­to que su­frió ha­ce un mes. Y siem­pre man­te­nien­do un per­fil ba­jo, si­guió aten­to la ce­re­mo­nia jun­to al “mul­ti­cam­peón”.

“So­mos una fa­mi­lia co­lo­co­li­na, al club le da­mos las gra­cias por to­do lo que ha he­cho. Y si Dios quie­re, pron­to ve­re­mos a nues­tra ni­ña co­mo nú­me­ro uno del mun­do”, in­di­có la tía de la “Pantera”, Hel­da Seguel, quien tam­bién re­cor­dó las pe­lle­je­rías que ha de­bi­do pa­sar la ra­que­te­ra por la fal­ta de apo­yo.

Su dis­cur­so lo es­cu­cha­ron los ju­ga­do­res del Co­lo, la Ma­ca Mi­ran­da, An­drea Koch, Gonzalo La­ma, Ce­ci­lia Cos­ta y el mi­nis­tro del Deporte, Pablo Sque­lla, ade­más de ami­gos y fa­mi­lia­res de los Seguel-Car­va­jal. Y tras car­tón, ines­pe­ra­da­men­te, la Da­ni to­mó la pa­la­bra.

“Voy a se­guir lu­chan­do, mi

pa­pá nos da­rá la fuer­za des­de arri­ba pa­ra sa­lir ade­lan­te. Te amo mu­cho”, in­di­có en­tre lá­gri­mas la gue­rre­ra, pa­ra lue­go darle un beso a su “pe­laí­to”. Y ahí, con gran res­pe­to, sus ído­los al­bos se despidieron y de­ja­ron a la fa­mi­lia en la in­ti­mi­dad. La Da­ni, in­clu­so, son­rió fren­te a tan­tas mues­tras de ca­ri­ño.

Más tar­de, el adiós lo co­ro­nó con una emo­ti­va de­di­ca­to­ria en Fa­ce. “Vue­la al­to papito lin­do, voy a ex­tra­ñar ese beso y ese abra­zo, tu for­ma de ser úni­ca y el apo­yo in­con­di­cio­nal, ese que me dis­te has­ta el úl­ti­mo mi­nu­to (...) Gra­cias por tan­to amor, fuis­te y se­rás el me­jor. Has­ta pron­to”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.