To­ri­to:

La Cuarta - - OJO, PESTAÑA Y CEJA -

Me lo ima­gino chi­llan­do con ese pas­ti­to tierno en­tre sus per­nas pe­lu­das. Le di­go es­to pa­ra que se re­la­je un po­qui­to. Acá hay con­cien­cia y ma­yo­ría de edad en­tre los dos. Cla­ro, a us­ted que es más ma­du­ro le ha­ce mu­cho rui­do es­ta re­la­ción, pe­ro cuan­do es­ta­ba a po­pín pe­lao ni se acor­dó de aque­llo; por lo tan­to, la em­ba­rrá es­tá he­cha. Sin em­bar­go, en el amor no hay edad por lo que exis­ten va­rios ca­sos igual al su­yo o al re­vés. Pe­ro pri­me­ro de­be te­ner har­to ojo con la jo­ven­ci­ta. Ca­paz que lo de ella sea una ex­pe­rien­cia dis­tin­ta pa­ra ca­char “qué on­da’’ y des­pués lo ol­vi­da­rá. Tan­tee el te­rreno an­tes de ofi­cia­li­zar es­ta re­la­ción. Acá lo im­por­tan­te es res­guar­dar su fa­mi­lia, la de ella y su en­torno. Por esa mis­ma ra­zón vá­yan­se piano piano y des­pués vean si la co­sa co­rre­rá o no.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.