LA TRA­GE­DIA que en­lu­tó el fút­bol mun­dial

El avión que tras­la­da­ba al equi­po del Cha­pe­co­en­se des­de Bo­li­via has­ta Colombia, pa­ra ju­gar la fi­nal de la Co­pa Su­da­me­ri­ca­na, se vino a pi­que a 50 ki­ló­me­tros de su des­tino. De los 77 pa­sa­je­ros, só­lo seis se sal­va­ron (3 de ellos ju­ga­do­res), aun­que que­da­ron

La Cuarta - - EL TABLÓN ESTÁ DE LUTO -

Cuan­do cin­co días an­tes el hu­mil­de Cha­pe­co­en­se lo­gró su­pe­rar las se­mi­fi­na­les de la Co­pa Su­da­me­ri­ca­na an­te San Lo­ren­zo, sus ju­ga­do­res se ha­bían com­pro­me­ti­do en el ca­ma­rín an­te su pri­me­ra fi­nal in­ter­na­cio­nal: “Va­mos por un sue­ño”.

Con esa mis­ma ale­gría, que se pu­do ver en un vi­deo de ce­le­bra­ción con to­do el plan­tel, ha­bían ar­ma­do maletas pa­ra vo­lar el lu­nes con di­rec­ción has­ta Me­de­llín, Colombia, pa­ra en­fren­tar en la pri­me­ra fi­nal del tor­neo al po­de­ro­so Atlé­ti­co Na­cio­nal, ac­tual mo­nar­ca de la Co­pa Li­ber­ta­do­res.

A mu­chos no les im­por­tó que de úl­ti­mo mo­men­to no les au­to­ri­za­ran un vue­lo chár­ter, que los lle­va­ría des­de Sao Pau­lo a tie­rras ca­fe­te­ras, y tu­vie­ran que agran­dar el pi­que (en dos ho­ras) pa­ra ir a ha­cer una es­ca­la has­ta Bo­li­via y re­cién allá to­mar un vue­lo pri­va­do con di­rec­ción a Colombia.

Fue el úl­ti­mo mo­men­to de des­can­so. El vue­lo des­de San­ta Cruz de la Sie­rra, rea­li­za­do por la ae­ro­lí­nea bo­li­via­na Lamia (Lí­nea Aé­rea Mé­ri­da In­ter­na­cio­nal de Avia­ción), pe­ro con un avión ve­ne­zo­lano, se­ría el fin de un sue­ño pa­ra los bra­si­le­ños.

A las 18.18 ho­ras des­pe­gó el avión ti­po RJ100 des­de el ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal Vi­ru Vi­ru rum­bo a Me­de­llín, don­de via­ja­ban 77 pa­sa­je­ros, pe­se a que en un mo­men­to se ha­bía dicho que iban 81 en via­je (cua­tro no al­can­za­ron a su­bir por dis­tin­tos mo­ti­vos).

Cer­ca de las 22 ho­ras, y só­lo a 50 ki­ló­me­tros pa­ra lle­gar a des­tino, el pi­lo­to se co­mu­ni­có con la to­rre de con­trol del ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal Jo­sé Ma­ría Cór­do­va, ubi­ca­do en Río Ne­gro, pa­ra pe­dir prio­ri­dad en el ate­rri­za­je ya que el avión pre­sen­ta­ba fallas eléc­tri­cas.

Fue entre el mu­ni­ci­pio de la Ce­ja y La Unión, es­pe­cí­fi­ca­men­te en el sec­tor de Ce­rro El Gor­do, en el Orien­te del de­par­ta­men­to de An­tio­quia, cu­ya ca­pi­tal es Me­de­llín, don­de la se­ñal del avión de­jó de mar­car en los ra­da­res.

De in­me­dia­to se man­da­ron equi­pos de emer­gen­cia al úl­ti­mo lu­gar don­de ha­bía mar­ca­do se­ñal el avión. Era un sec­tor de di­fí­cil ac­ce­so, don­de só­lo se po­día in­gre­sar con vehícu­los pre­pa­ra­dos. Ade­más ha­bía un cli­ma hos­til, por lo que las am­bu­lan­cias de­bie­ron es­pe­rar.

Los pri­me­ros tes­ti­gos vie­ron el avión des­tro­za­do entre la sel­va. Las com­pli­ca­cio­nes del en­torno ha­cían di­fí­cil bus­car so­bre­vi­vien­tes y re­co­ger los cuer­pos.

De ma­dru­ga­da se sa­bría la ver­dad: 71 fa­lle­ci­dos y seis so­bre­vi­vien­tes, de los cua­les tres son ju­ga­do­res del Cha­pe­co­en­se. El sue­ño se ha­bía ter­mi­na­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.