Doc­tor­ci­to:

La Cuarta - - PANTALLA CHICA -

No sé por qué re­sul­té ser tan ca­li­fa. Y prue­ba de ello es que mi es­po­sa me de­jó bo­ta­do, por­que me pi­lló ha­cién­do­me el lin­do con la pro­fe de mi hi­ja me­nor. No hi­ce na­da ma­lo, só­lo le con­ver­sa­ba por Gua­sap. El pro­ble­ma es que le hi­ce un vi­deo co­chi­nón y se lo man­dé. Jus­to en ese mo­men­to mi mu­jer me sor­pren­dió y me echó al ti­ro de la ca­sa. Lle­vo dos se­ma­nas llo­ran­do y sin po­der ver a mis ca­bros. Le ju­ro por el de arri­ba que nun­ca le he pues­to el go­rro. Só­lo he he­cho co­sas con mu­je­res co­mo las que le con­té, pe­ro más allá de eso no hay be­so, ni co­rri­da de ma­nos ni me­nos un ca­che­teo. Soy pu­ro bluf, por­que mi se­ño­ra es la úni­ca que me me­re­ce. ¿Pe­ro có­mo me va a creer?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.