Po­lis frus­tan a ti­ros mi­llo­na­rio ro­bo a mall

“Nos iden­ti­fi­ca­mos co­mo po­li­cías e in­me­dia­ta­men­te los ti­pos gi­ra­ron sus cuer­pos y efec­tua­ron va­rios dis­pa­ros”, con­tó Mar­cos Orre­go el pri­me­ro en co­rrer tras los delincuentes.

La Cuarta - - PAÍS -

Con una tos­ta­de­ra de ba­la­zos en el mall Pa­seo Los

Do­mi­ni­cos, de Las Con­des, ter­mi­nó un cho­reo de 80 pa­los en te­lé­fo­nos ce­lu­la­res. Los an­ti­so­cia­les me­tían el bo­tín al au­to cuan­do cuan­do dos po­lis de la PDI, que an­da­ban de fran­co, los en­fren­ta­ron.

Los sub­ins­pec­to­res Andrea Ari­ces y Mar­cos Orre­go se en­con­tra­ban com­pran­do en el cen­tro co­mer­cial, co­mo cual­quier mor­tal, cuan­do a eso de las 20.30 ho­ras de es­te jue­ves ocu­rrió al­go que lla­mó su aten­ción: gri­tos de te­rror que pro­ve­nían di­rec­to de una su­cur­sal de te­le­fo­nía.

Cinco pin­ga­ni­llas eran los res­pon­sa­bles del al­bo­ro­to. Los cu­mas, ar­ma­dos has­ta los dien­tes, ame­na­za­ron a los de­pen­dien­tes de la tien­da.

Su fin era uno so­lo, lle­nar has­ta el tope los dos bol­sos que traían con los ce­lu­la­res más ca­ros del mer­ca­do, o sea, los úl­ti­mos mo­de­li­tos de Ap­ple y Sam­sung.

Co­mo to­da ban­da de delincuentes, apre­ta­ron ca­che­te has­ta lle­gar al es­ta­cio­na­mien­to del mall. Allí los es­pe­ra­ba una ca­mio­ne­ta blan­ca en­car­ga­da por ro­bo. Eso sí, nun­ca ca­cha­ron que a sus es­pal­das ha­bían dos sa­bue­sos de In­ves­ti­ga­cio­nes que ha­bían ca­cha­do to­da la mo­vi­da de­lin­cuen­cial.

Des­pués de una fre­né­ti­ca ca­rre­ra, los “ci­vi­les” que­da­ron fren­te a los an­ti­so­cia­les, que ya ha­bían subido el mi­llo­na­rio bo­tín al vehícu­lo. “En ese mo­men­to nos iden­ti­fi­ca­mos co­mo po­li­cías e in­me­dia­ta­men­te los ti­pos gi­ra­ron sus cuer­pos y efec­tua­ron va­rios dis­pa­ros”, con­tó el de­tec­ti­ve, que fue el pri­me­ro en co­rrer tras los pa­tos ma­los. Lue­go lle­gó su co­le­ga.

LA CON­TRA

Los ladrones ata­ca­ron sin du­dar­lo a la pa­re­ja po­li­cial, eso fue mo­ti­vo más que su­fi­cien­te pa­ra que re­ci­bie­ran una res­pues­ta.

Dos pro­yec­ti­les bas­ta­ron pa­ra aco­bar­dar a los ma­lan­dras. Fue tan­to el sus­to que por la puer­ta del vehícu­lo lan­za­ron las es­pe­cies cho­rea­das. Lue­go se die­ron a la fu­ga.

La sub­ins­pec­to­ra Ari­ces afir­mó que cuen­tan con el en­tre­na­mien­to ne­ce­sa­rio pa­ra es­tas si­tua­cio­nes lí­mi­tes: “Son po­cas frac­cio­nes de se­gun­dos las que tu­vi­mos pa­ra ac­tuar, en ese mo­men­to lo pri­me­ro fue ana­li­zar el lu­gar rá­pi­da­men­te”.

La sa­bue­so no ocul­tó su preo­cu­pa­ción por los ci­vi­les que es­ta­ban com­pran­do a esa ho­ra y sol­tó que “nos di­mos cuen­ta que es­ta­ban las con­di­cio­nes pa­ra sa­car nues­tras ar­mas de fue­go por­que no ha­bía na­die en pe­li­gro, to­dos se ha­bían es­con­di­do en­tre las di­fe­ren­tes tien­das”.

Con cuá­ti­ca

Mien­tras los ladrones se da­ban a la fu­ga fue­ron in­ter­cep­ta­dos por los po­lis que no du­da­ron en dis­pa­rar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.