Le sol­ta­ron el go­ri­la y fu­tu­ro ju­bi­la­do jue­ga a dos ban­das

La Cuarta - - OJO, PESTAÑA Y CEJA -

Mi doc:

Ten­go ca­si 58 años y lle­vo 37 de ca­sa­do. Me he por­ta­do re­la­ti­va­men­te bien en la vi­da: mis hi­jos pro­fe­sio­na­les, hoy cui­do nie­tos y tra­ba­jo co­mo buen nor­tino 7x7. En la ciu­dad que pa­so mis 7 días só­lo co­no­cí una mu­jer se­pa­ra­da cinco años me­nos que yo con la que hi­ci­mos una lin­da y sa­na amis­tad por más de cuatro pri­ma­ve­ras. Fui­mos a pub, a asa­dos, en su ca­sa unos vi­ni­tos y vi­mos te­le ca­le­ta de ve­ces. Pe­ro ha­ce po­co hi­ci­mos la mal­dad. Nos fui­mos en la vo­lá y le chan­té to­dos los po­ro­tos. Ella es muy suel­ta pa­ra la co­chi­ná al ni­vel que a mi edad me ti­ré cinco al hi­lo. No lo po­día creer y sin ayu­da.

Eso es lo que me pro­vo­ca es­ta da­ma. Pe­ro ja­más de­ja­ría a mi vie­ji­ta. Ella es la hem­bra de mi vi­da, pe­ro la otra es una fé­mi­na que me tie­ne en­fer­mo de ca­li­fa y tam­bién me es­tá pi­dien­do amor for­mal. ¿Jue­go a dos ban­das? PATOTI Mi gua­cho:

Con 58 años ti­rar­se cinco al hi­lo no es nin­gu­na ma­ra­vi­lla. Si no pre­gún­te­me a mí, que me di­cen el siete ce­ro za­pa­te­ro. No mi ami­go, es­tá bien en el ring. Pe­ro en la vi­da es­tá ju­gan­do co­mo el lolly. Aquí tie­ne que to­mar una de­ci­sión, y pre­ci­sa­men­te no tie­ne que ver con ju­gar a dos ban­das. Tie­ne que de­ci­dir­se o por la hem­bra que le suel­ta el go­ri­la, o la mu­jer que le dio hi­jos y una gran fa­mi­lia. A dos ban­das es im­po­si­ble, por- que no co­rres­pon­de, por­que lo van a pi­llar y por­que es­tá en­ga­ñan­do a las dos mu­je­res y po­dría que­dar­se so­lo. Creo que más allá de pen­sar con el ña­to, de­be­ría ha­cer­lo con el co­ra­zón. Y pa­ra dar­le la re­ce­ta, creo que de­be ir don­de su es­po­sa, en­chu­lar­la bien y dé­je­la co­mo un jet. Des­pués de eso prac­ti­que el mis­mo de­por­te que te­nía con su aman­te. Le ga­ran­ti­zo que se man­da­rá seis y con una hem­bra que siem­pre es­tu­vo al la­do su­yo y que aho­ra tie­ne que apro­ve­char. Cor­te a la nor­ti­na y que se va­ya a ver te­le so­li­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.