LA ERI­KA SE RE­TI­RÓ A LO DIO­SA Y EL “RA­TON­CI­TO” LLE­GÓ CHUPE DE GUATA EN MA­RA­TÓN DE CHAGO

Oli­ve­ra com­ple­tó los 21K del Ma­ra­tón de San­tia­go y se des­pi­dió a lo gran­de

La Cuarta - - PORTADA - DEMID HERRERA PA­LA­CIOS @la­cuar­ta_­de­mid

Cues­ta har­to ex­pli­car por qué Eri­ka Oli­ve­ra es tan gran­de. Lo más fá­cil se­ría de­cir que los cin­co Jue­gos Olím­pi­cos en que de­fen­dió a Chi­le es la prin­ci­pal ra­zón, pe­ro pen­sar que lo hi­zo mien­tras cria­ba a cin­co hi­jos, tras su­pe­rar el trau­ma de las vio­la­cio­nes que, se­gún ella, su­frió por par­te de su pa­dras­tro, la ele­va a ni­vel de le­yen­da.

Una que par­tió es­cri­bién­do­se en las ca­lles de Puen­te Al­to, don­de una es­pi­ni­llu­da jo­ven se en­tre­te­nía per­si­guien­do a las mi­cros ama­ri­llas y de pa­so iba ca­chan­do que te­nía de­dos pa’l piano o, en es­te ca­so, pa­ti­tas pa­ra la ca­lle.

La his­to­ria así la fue lle­nan­do de lo­gros. Su ro­man­ce olím­pi­co co­men­zó en 1996, en Atlan­ta. Al fi­nal com­ple­tó cin­co par­ti­ci­pa­cio­nes en la fies­to­ca de los cin­co ani­llos (y eso que se sal­tó Bei­jing 2008 por que ha­bía si­do ma­mi).

Con la pe­ga he­cha en­ton­ces, la ru­cia em­pe­zó a de­li­near el fi­nal de su ca­rre­ra, que co­men­zó a ce­rrar­se en Río 2016 y tu­vo ayer en las ca­lles de San­tia­go su úl­ti­ma es­ta­ción.

“Si me ha­ces pen­sar si ima­gi­na­ba un fi­nal así ha­ce diez años, te ase­gu­ro que no. Ha­ce mu­cho tiem­po que se acer­ca­ba es­to y me pre­pa­ré cua­tro años, pe­ro me voy fe­liz por to­do lo que vi­ví gra­cias a es­te de­por­te”, lar­gó la ído­la, que hi­zo los 21 ki­ló­me­tros co­mo nun­ca se hu­bie­se ima­gi­na­do, gra­bán­do­se con un pa­li­to selfie, sa­lu­dan­do a to­dos los que la aplau­dían en el ca­mino y, tras cru­zar la me­ta, fo­to­gra­fián­do­se con to­dos los que le so­li­ci­ta­ron un re­cuer­do.

“Sé que voy a se­guir li­ga­da al mun­do del de­por­te. Es lo que me mue­ve y me mo­ti­va, pues soy en­tre­na­do­ra de dis­tin­tas atle­tas des­de ha­ce do­ce años y es ho­ra de se­guir apo­yan­do a las fu­tu­ras ma­ra­to­nis­tas. Ten­go mu­chos pro­yec­tos por de­lan­te”, di­jo Oli­ve­ra y de­pués aten­dió a un mon­tón de gen­te que go­za­ba con só­lo abra­zar­la.

HO­ME­NA­JE

Más allá de los aplau­sos de la ga­llá apla­na­ca­lles, la or­ga­ni­za­ción no qui­so de­jar pa­sar la opor­tu­ni­dad de ho­me­na­jear a la co­rre­do­ra e ins­tau­ró un premio que lle­va­rá su nom­bre y que se­rá pa­ra el me­jor chi­leno que com­ple­te los 42 ki­ló­me­tros (que en es­ta pa­sa­da fue Fran­cis­co Mén­dez y que ter­mi­nó no­veno con un tiem­po de 2:25:07).

“El que un premio lle­ve mi nom­bre es otra mues­tra im­pa­ga­ble de tan­to ca­ri­ño re­ci­bi­do y cie­rra ge­nial una ma­ña­na muy es­pe­cial pa­ra mi”, ce­rró la de­por­tis­ta que des­de hoy es ex atle­ta, pe­ro eter­na ído­la del de­por­te chi­leno.

Lle­vo do­ce años en­tre­nan­do a co­rre­do­res y es ho­ra de apo­yar a fu­tu­ras ma­ra­to­nis­tas ”.

Eri­ka Oli­ve­ra, maes­tra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.