Jue­za lo des­car­tó co­mo sos­pe­cho­so del cri­men

CA­RO­LA RIVAS LE HI­ZO VA­RIOS CA­REOS

La Cuarta - - CRÓNICA -

La mi­nis­tra en visita de la cau­sa, Ca­ro­la Rivas, de­ta­lló que “(la muer­te de Be­tan­zo) no de­be­ría afec­tar ma­yor­men­te la lí­nea in­ves­ti­ga­ti­va (…) Con Be­tan­zo el año pa­sa­do hi­ci­mos una lar­ga di­li­gen­cia que in­clu­yó va­rios ca­reos, don­de mu­chos de los he­chos de que se le impu­taban fue­ron des­car­ta­dos”.

La ma­gis­tra­da in­di­có que no te­nía con­tem­pla­do que Be­tan­zo de­cla­ra­ra nue­va­men­te y ase­gu­ró que él ha­bía apor­ta­do to­do lo que sa­bía e in­clu­so ha­bía sa­li­do de la lis­ta de sospechosos. “No te­nía en car­pe­ta vol­ver a ci­tar­lo, has­ta es­te mo­men­to ha­bía­mos ago­ta­do las di­li­gen­cias con él”, di­jo.

An­drés Ova­lle, el ver­do­lio re­ti­ra­do que per­si­guió en su lí­nea in­ves­ti­ga­ti­va a Be­tan­zo, in­sis­te de que él te­nía res­pon­sa­bi­li­dad so­bre la des­apa­ri­ción y muer­te de Ma­tu­te.

“Be­tan­zo te­nía res­pon­sa­bi­li­dad ya con el he­cho de ser el due­ño del lo­cal. Yo es­ta­ble­cí que él jun­to a unos guar­dias fue­ron los que abrie­ron y ce­rra­ron puer­tas por don­de pa­só Ma­tu­te esa no­che. Él sa­bía la di­ná­mi­ca del pro­ce­so Ma­tu­te”, co­men­tó.

“Cuan­do yo lo­gré des­cu­brir esos he­chos, re­ci­bí una or­den tex­tual de la jue­za de esa épo­ca, Flo­ra Se­púl­ve­da, quien me re­cal­có: ‘A Be­tan­zo y a los guar­dias no me los to­can’. Él te­nía un gra­do de pro­tec­ción”.

TE­RRENO

Una de las grandes in­te­rro­gan­tes del Ca­so Ma­tu­te es el por qué La Cu­ca­ra­cha fue echa­da aba­jo a po­co tiem­po de que se ini­cia­ran las pe­ri­cias.

Con el pa­so del tiem­po el te­rreno ubi­ca­do en Ave­ni­da Ales­san­dri 3715, ca­mino al Ae­ro­puer­to Ca­rriel Sur de Tal­cahuano, es­tu­vo aban­do­na­do. Aho­ra ahí fun­cio­na un gim­na­sio que cuen­ta con sa­la de má­qui­nas, can­chas de baby fút­bol e ins­ta­la­cio­nes de squash.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.