CA­SO MA­TU­TE: MU­RIÓ EL DUE­ÑO DE “LA CU­CA­RA­CHA’’

Bruno Be­tan­zo fa­lle­ció en un ac­ci­den­te de au­to en Egip­to

La Cuarta - - PORTADA - NEL­SON OJE­DA Corresponsal de Con­ce

A 90 ki­ló­me­tros de El Cai­ro, en me­dio de un via­je de pla­cer, fa­lle­ció en un ac­ci­den­te au­to­mo­vi­lís­ti­co Bruno Vicente Be­tan­zo Me­nén­dez, de 54 años.

El mé­di­co y ar­qui­tec­to iba en un fur­gón tu­rís­ti­co jun­to a su pa­re­ja, Carmen Se­re­ño, quien re­sul­tó po­li­con­tu­sa y se re­cu­pe­ra en Egip­to acom­pa­ña­da por el cón­sul chi­leno, Ale­jan­dro So­to. Mien­tras tan­to, un guía del tour tam­bién mu­rió.

El chi­leno se hi­zo co­no­ci­do en 1999 por­que en su dis­co­te­ca, La Cu­ca­ra­cha, se vio por úl­ti­ma vez a Jor­ge Ma­tu­te Johns la ma­dru­ga­da del 20 de no­viem­bre, en las afue­ras de Con­ce.

La lí­nea in­ves­ti­ga­ti­va de Ca­ra­bi­ne­ros apun­tó a que el fi­na­do, su pa­re­ja y al­gu­nos guar­dias de la dis­co es­ta­ban tras la des­apa­ri­ción del jo­ven de en­ton­ces 23 años.

La teo­ría de la po­li­cía ver­de apun­ta­ba a que Ma­tu­te ha­bría in­ten­ta­do en­gru­pir a la pa­re­ja de Be­tan­zo, cues­tión que ha­bría in­dig­na­do al due­ño quien ha­bría man­da­do a sus ma­ce­tea­dos a dar­le una pa­li­za, y se les ha­bría pa­sa­do la mano.

Des­de un prin­ci­pio Be­tan­zo ne­gó ro­tun­da­men­te la par­ti­ci­pa­ción de él o de al­guien de su ne­go­cio en el ca­so, que el año 2004 se trans­for­mó en “muer­te”, por­que las osa­men­tas del jo­ven apa­re­cie­ron en el ca­mino a San­ta Jua­na.

A 58 días de la des­apa­ri­ción del es­tu­dian­te uni­ver­si­ta­rio, Be­tan­zo ha­bló con el dia­rio El Sur. Con 37 años ase­gu­ró que lo que es­ta­ba vi­vien­do era al­go peor que una pe­sa­di­lla y que desea­ba que el ca­so Ma­tu­te se acla­ra­ra rá­pi­do.

Be­tan­zo con­clu­yó esa en­tre­vis­ta ma­ni­fes­tan­do que “aquí no só­lo es­tá su­frien­do la fa­mi­lia Ma­tu­te, tam­bién lo es­tá mi fa­mi­lia y las de las per­so­nas que tra­ba­ja­ron esa no­che en La Cu­ca­ra­cha”.

El mé­di­co es­ta­ba jun­to a su pa­re­ja, Carmen Se­re­ño, el día de la des­apa­ri­ción de Jor­ge Ma­tu­te. El sá­ba­do ella tam­bién lo acom­pa­ña­ba.

UNI­DOS

Por las sos­pe­chas que ha­bía so­bre Be­tan­zo, la fa­mi­lia Ma­tu­te que­ría que die­ra ex­pli­ca­cio­nes de lo su­ce­di­do y ade­más in­ten­tó evi­tar que él si­guie­ra con sus ne­go­cios noc­tur­nos.

En abril del 2000 cer­ca­nos a “Co­ke” mar­cha­ron has­ta el pub El Pe­yo­te, que era pro­pie­dad del em­pre­sa­rio, pa­ra re­cla­mar y pe­dir que no si­guie­ra tra­ba­jan­do co­mo si na­da hu­bie­ra pa­sa­do.

Bruno pre­sen­tó un re­cur­so de pro­tec­ción en con­tra de María Te­re­sa Johns y Álex Ma­tu­te, ma­dre y her­mano del es­tu­dian­te, a quie­nes acu­só de aten­tar con­tra la li­ber­tad de co­mer­cio por las ma­ni­fes­ta­cio­nes.

Días des­pués, Be­tan­zo y Carmen Se­re­ño fue­ron acu­sa­dos de des­truir una gi­gan­to­gra­fía con la fo­to de Jor­ge Ma­tu­te, por­que jun­to a los res­tos de la es­truc­tu­ra apa­re­cie­ron do­cu­men­tos de la pa­re­ja.

De­bi­do a la acu­sa­ción ambos de­bie­ron de­cla­rar por más de tres ho­ras an­te la en­ton­ces ti­tu­lar del Ter­cer Juz­ga­do del Cri­men de Con­ce, Flo­ra Se­púl­ve­da, pe­ro el asun­to, co­mo to­da la in­ves­ti­ga­ción, que­dó en na­da.

El 2001 Be­tan­zo in­clu­so de­cla­ró co­mo impu­tado por el ca­so. Le pre­gun­ta­ron qué hi­zo du­ran­te la me­dia ho­ra en la que se su­po­ne des­apa­re­ció Ma­tu­te y cuál es su re­la­ción con sie­te jó­ve­nes in­vo­lu­cra­dos en el ca­so por la PDI, pe­ro si­guió li­bre.

Años des­pués se su­po que Be­tan­zo ca­yó en ca­na por­que su ex es­po­sa, Glo­ria Quie­ro, lo de­man­dó por la pen­sión ali­men­ti­cia de sus tres hi­jos. En­ton­ces de­bía diez mi­llo­nes y pa­só una tem­po­ra­da en los ca­la­bo­zos de El Man­zano.

El 2007 apa­re­ció un su­pues­to tes­ti­go cla­ve del ca­so y Be­tan­zo vol­vió a la pa­les­tra, se su­po que vi­vía en An­to­fa, siem­pre al la­do de la mu­jer que lo acom­pa­ñó la fa­tí­di­ca no­che en que Ma­tu­te des­apa­re­ció en La Cu­ca­ra­cha y en el día de su muer­te, en Egip­to.

SE­BAS­TIÁN FONCEA @la­cuar­ta_­fon­cea

¿Quién fue?

A 18 años de la muer­te de Ma­tu­te no sa­be qué pa­só el día de su des­apa­ri­ción.

Siem­pre jun­tos

A pe­sar de los pro­ble­mas que tu­vie­ron, Carmen Se­re­ño nun­ca se se­pa­ró de Bruno Be­tan­zo des­de la fa­tí­di­ca no­che en que des­apa­re­ció Ma­tu­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.