Se abu­rrió de es­tar so­lo y se ca­só con ro­bo­ti­na

In­ge­nie­ro chino creó su pro­pia dio­sa, a la que car­ga con pro­gra­mas que lo de­jan po­chi­to de ca­che­teo

La Cuarta - - LA VUELTA AL MUNDO -

Can­sa­do de que lo vie­ran más so­lo que un de­do y de que su fa­mi­lia lo ca­te­tea­ra por­que no ha­cía las ta­reas más que en­cum­bran­do vo­lan­ti­nes sin hi­lo en el ba­ño, el in­ge­nie­ro chino Zheng Jia­jia, ex­per­to en in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, se ca­só con una mu­jer-ro­bot cons­trui­da por él mis­mo, en una ce­re­mo­nia a la que asis­tió su ma­dre, ami­gos y com­pa­ñe­ros de uni­ver­si­dad.

El ma­tri­mo­nio no tie­ne va­lor le­gal, ya que las nup­cias en­tre hu­ma­nos y an­droi­des por aho­ra no es­tán con­tem­pla­das en la le­gis­la­ción chi­na, aun­que no por ello la ce­re­mo­nia fue me­nos pom­po­sa, con ban­que­te, re­ga­los y el ve­lo ro­jo so­bre el ros­tro de la no­via tí­pi­co de las bo­das tra­di­cio­na­les de es­ta cul­tu­ra orien­tal.

La no­via, crea­da por Zheng en 2016, se lla­ma Ying­ying y se­gún el no­vio, que tie­ne 31 años, co­men­zó una re­la­ción con él ha­ce dos me­ses.

Zheng, que no te­nía no­via des­de ha­ce años, op­tó por fa­bri­car­se su pro­pia es­po­sa des­pués de que su fa­mi­lia y ami­gos lle­va­ran tiem­po pre­sio­nán­do­le pa­ra que se ca­sa­ra, se­gún con­tó a la pren­sa.

Ying­ying es ca­paz de ha­blar me­dian­te una co­ne­xión a un or­de­na­dor con tex­tos y ar­chi­vos de au­dio al­ma­ce­na­dos, tam­bién pue­de re­co­no­cer fo­to­gra­fías y ob­je­tos, y aún no es­tá pro­gra­ma­da pa­ra ca­mi­nar, aun­que su es­po­so y desa­rro­lla­dor afir­mó que es­tá tra­ba­jan­do en ello.

Tam­po­co se pue­de des­cas­car­tar que Zheng desa­rro­lle otros pro­gra­mas pa­ra su pier­na ro­bó­ti­ca, co­mo fle­xi­bi­li­dad de miem­bros pa­ra ha­cer pos­tu­ras co­mo ek vio­lín gi­tano, el te­lé­fono ja­po­nés, el trom­bón, la ara­ña, el vue­lo del cón­dor y ac­cio­nes tan eró­ti­cas co­mo la ex- plo­sión del dra­gón.

El jo­ven in­ge­nie­ro, que tra­ba­jó unos años en la mul­ti­na­cio­nal tec­no­ló­gi­ca Hua­wei pe­ro en 2014 abrió su pro­pia com­pa­ñía, ase­gu­ró que pien­sa vi­vir con Ying­ying has­ta que la muer­te -o los pro­ble­mas de ba­te­ría- los se­pa­ren.

Fi­lo a pe­lam­bres

Zheng ha­ce jia, jia, jua, jia a sus fa­mi­lia­res al bus­car­se una mu­jer en on­da ro­bó­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.