Se­pa la im­por­tan­cia de las va­cu­nas pa’ la sa­lud de la pí­pol

Una de ellas es que es­ti­mu­la el es­cu­do pro­tec­tor del sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co

La Cuarta - - PARA SERVIRLE - Por Ale­xis To­rres Ur­zúa

Pa­ra evi­tar y dar­le la pe­lea a brí­gi­dos acha­ques, las va­cu­nas son un ele­men­to de pre­ven­ción im­por­tan­te, es­pe­cial­men­te en pa­cien­tes más de­bi­lu­chos, co­mo las gua­gui­tas, ni­ños y ta­ti­tas.

Así de cla­ro lo ex­pli­ca el in­fec­tó­lo­go de Clí­ni­ca Vespucio, doc Leo­nar­do Si­ri, quien ade­más suel­ta que las va­cu­nas son vi­ta­les el or­ga­nis­mo, ya que dis­mi­nu­yen los ca­sos, com­pli­ca­cio­nes y la mor­ta­li­dad de mu­chas in­fec­cio­nes.

Los pe­ques, en­fer­mos cró­ni­cos y ta­tas sue­len ser mu­cho más frá­gil que aque­llas per­so­nas sa­nas de me­dia­na edad, por lo que es más fá­cil con­traer pa­ta­tús tan­to vi­ra­les, co­mo bac­te­ria­nas, e in­clu­so au­men­tar la po­si­bi­li­dad de agra­var la en­fer­me­dad.

De acuer­do al doc, los ries­gos siem­pre son in­fe­rio­res a los be­ne­fi­cios, por­que los efec­tos pos­te­rio­res al pin­cha­zo, en la ma­yo­ría de los ca­sos, sue­len ser lo­ca­li­za­dos, le­ves y pa­san rá­pi­do. En cam­bio, no ocu­rre lo mis­mo con una en­fer­me­dad o in­fec­ción que, si no se tra­ta a tiem­po, po­dría pro­vo­car cuá­ti­cos pro­ble­mas o la muer­te. Si tie­ne pen­sa­do ir a po­ner el bra­ci­to, anote es­tas re­co­men­da­cio­nes pa’ no su­frir ma­les­ta­res pos­te­rio­res:

■ Apli­que una com­pre­sa fría en el pin­cha­zo.

■ Si hay do­lor o fie­bre, to­me pa­ra­ce­ta­mol.

■ Si es de los que se des­ma­ya con fa­ci­li­dad, des­pués de la va­cu­na re­cués­te­se y des­can­se.

■ Si su­fre una reac­ción alér­gi­ca, fie­bre muy al­ta o cam­bios de áni­mo, va­ya de una a un cen­tro asis­ten­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.