Has­ta con ma­ria­chis lle­ga­ban clien­tes a “edi­fi­cios ro­jos” de Pro­vi

Ca­ra­bi­ne­ros se to­mó el in­mue­ble y en só­lo una se­ma­na se va­cia­ron 4 pi­sos

La Cuarta - - PAÍS - SEIGI MI­RAN­DA @la­cuar­ta_ seigi www. la cu ar ta.com

Un se­cre­to a vo­ces es el cha­co­teo hot que trans­for­ma la no­che en día y que lle­na de amor car­nal los de­par­ta­men­tos, pa­si­llos, as­cen­so­res y es­ca­las en va­rios edi­fi­cios de Pro­vi.

Y a pe­sar de que se­gún Ca­ra­bi­ne­ros, el ofi­cio más vie­jo del mun­do tie­ne to­ma­do un lo­te de ba­rrios en esa comuna, los más acha­ca­dos eran los que vi­ven en el in­mue­ble ubi­ca­do en Fran­cis­co En­ci­na con La Con­cep­ción.

“Ellos no só­lo es­ta­ban preo­cu­pa­dos por la plus­va­lía de sus de­par­ta­men­tos, sino por to­da lo que trae aso­cia­do el tra­ba­jo se­xual co­mo es el con­su­mo de dro­gas, al­chohol y la vio­len­cia ha­cia los tra­ba­ja­do­res y re­si­den­tes del edi­fi­cio”, se­ña­ló a La

Cuar­ta el co­man­dan­te, Da­vid Ru­bio.

Agre­gó que la ga­lla­da que com­pró en el lu­gar pa­ra te­ner una vi­da tran­qui se en­con­tra­ba a dia­rio con pre­ser­va­ti­vos que que­da­ron a me­dio ca­mino y has­ta con fi­las de ga­la­nes afue­ra de al­gu­nos de­par­ta­men­tos don­de se ofre­cía el amor ta­ri­fa­do. ¿Lo peor? Es­te cuen­to es de lar­ga da­ta, pues los ata­dos co­men­za­ron en el 2008, ase­gu­ró el po­li­cía.

En la tien­da Bo­ni­ta, que co­mer­cia­li­za ar­tícu­los fe­me­ni­nos y que que­da jus­ti­to al la­do del edi­fi­cio, re­la­ta­ron que el pa­seo de mujeres be­llas y hom­bres con ra­mos de flo­res era cons­tan­te. “Es más, al­gu­nos pa­sa­ban a com­prar un en­ga­ñi­to pa­ra no lle­gar con las ma­nos va­cías”, se­ña­ló una de sus vendedoras.

Ana, em­plea­da del res­tau- ran­te de sus­hi To­rii, sol­tó que va­rias de las chi­cas co­mían en el lo­cal 2 ó 3 ve­ces en la se­ma­na. “Eran fá­ci­les de iden­ti­fi­car por­que to­das pa­re­cen mo­de­los y las ve­nían a ver, pe­ro los clien­tes no eran na­da de dis­cre­tos por­que lle­ga­ban con ra­mos de rosas gi­gan­tes y has­ta con ma­ria­chis. Una qui­sie­ra que una vez en la vi­da la con­si­de­ren co­mo es­tos hom­bres lo ha­cían con ellas”, se­ña­ló la mu­jer.

EL MEGAOPERATIVO

El co­man­dan­te Ru­bio re­ve­ló que la si­tua­ción era crí­ti­ca en el in­mue­ble y por eso el re­me­dio fue a la ve­na. “En el con­se­jo de se­gu­ri­dad de la mu­ni­ci­pa­li­dad lo ve­ci­nos ex­pu­sie­ron sus dra­mas. Eso sig­ni­fi­có ata­car to­dos los fren­tes, la au­to­ri­dad lo­cal se co­mu­ni­có con SII pa­ra lle­gar a los due­ños de los de­par­ta­men­tos y Ca­ra­bi­ne­ros es­ta­ble­ció un pun­to fi­jo de un mes pa­ra es­tro­pear­les el ne­go­cio a los pro­xe­ne­tas y evi­tar que vuel­van”.

Ac­tual­men­te, los uni­for­ma­dos ha­cen de con­ser­jes y es­tán ca­mu­fla­dos en otros ser­vi­cios del edi­fi­cio ha­ce ya una se­ma­na.

Con es­to he­mos lo­gra­do de­te­ner sie­te chi­cas in­do­cu­men­ta­das, clien­tes con ór­de­nes pen­dien­tes, pues se han rea­li­za­do con­tro­les de iden­ti­dad cons­tan­te. “Eso sig­ni­fi­có que los mo­ra­do­res de cua­tro pi­sos com­ple­tos des­apa­re­cie­ron de un día pa­ra otro”, re­ma­tó el co­man­dan­te.

Res­pec­to de los 150 in­mue­bles que es­ta­rían to­ma­dos por la pros­ti­tu­ción, el uni­for­ma­do ex­pli­có que es­tán rea­li­zan­do in­ten­sos ope­ra­ti­vos en otros sec­to­res y que só­lo el mar­tes de­tu­vie­ron ocho per­so­nas.

En los con­tro­les de iden­ti­dad de la po­li­cía han caí­do chi­cas in­do­cu­men­ta­das y clien­tes con líos pen­dien­tes con la jus­ti­cia. Los ver­des se ca­mu­fla­ban co­mo con­ser­jes pa’ ac­tuar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.