TA’ BIEN PA­RAR LA MANO, PE­RO AQUÍ SE FUE­RON AL CHANCHO

Los chun­chos apo­rrea­dos nos con­ta­ron có­mo la Po­li­cía Mi­li­tar bra­su­ca en­tró re­par­tien­do pa­los al sec­tor de la ba­rra azul, sin im­por­tar mu­je­res y ni­ños. Y si bien acep­tan que se lan­za­ron de to­do con los hin­chas de Co­rint­hians, ase­gu­ran que fue ex­ce­si­vo. ¿Có

La Cuarta - - DEPORTES - CRIS­TIÁN FA­JAR­DO @la­cuar­ta_­fa­ja www. la cu ar ta.com

Pa­ra los más de dos mil hin­chas bu­llan­gue­ros que se de­ja­ron caer en Sao Pau­lo, pa­ra ver la mocha de los chun­chos an­te el Co­rint­hians, la no­che del miér­co­les se­rá di­fí­cil de ol­vi­dar. Más aún cuan­do se les ven­ga a la men­te la Po­li­cía Mi­li­tar, que fue la en­car­ga­da de re­par­tir pa­los a lo que se mo­vie­ra y que tu­vie­ra olor a chi­leno.

Es que los gra­ves in­ci­den­tes que se pro­du­je­ron en la puer­ta “G” del Are­na Co­rint­hians, rá­pi­da­men­te die­ron la vuel­ta al mun­do. Con imá­ge­nes que mos­tra­ban a Los de Aba­jo rom­pien­do bu­ta­cas y lue­go pe­lean­do con la po­li­cía, pa­ra pa­sar a ser re­du­ci­dos a pa­los con de­ten­cio­nes in­clui­das.

¿Qué ha­bía pa­sa­do? Des­de que co­men­zó la ven­ta de las 1.200 en­tra­das ya to­do ve­nía mal. Se di­jo que es­to se rea­li­za­ría dos ho­ras an­tes y el pro­ce­so tu­vo de­mo­ra. Ya en el in­te­rior, los pri­me­ros in­ter­cam­bios fue­ron con la hin­cha­da de Co­rint­hians que que­dó, se­gún nos con­ta­ron, co­mo a cin­co me­tros, y la llu­via de pro­yec­ti­les fue de la­do a la­do.

“To­do em­pe­zó cuan­do co­men­za­ron a ti­rar­se los tí­pi­cos ro­llos de pa­pel en­tre am­bas hin­cha­das. Al­gu­nos sa­ca­ron asien­tos y los ti­ra­ron. La po­li­cía al que veía sal­tan­do arri­ba de los asien­tos le iba a pe­gar. Fue fuer­za des­me­di­da”, sol­tó Rodolfo So­to en con­ver­sa­ción con La­cuar­ta.com.

Eso sí, la co­sa se fue de las ma­nos en el en­tre­tiem­po, cuan­do la po­li de­ci­dió ac­tuar en la de­ten­ción de un ba­rris­ta chun­cho, al que aga­rra­ron a pu­ros pa­los y al que sus pa­res de­fen­die­ron gol­pean­do a los tom­bos.

“La po­li­cía su­pues­ta­men­te es­ta­ba bus­can­do a quie­nes en­cen­die­ron ben­ga­las. En la par­te al­ta, don­de es­ta­ban los ba­ños, aga­rra­ron a un lo­qui­to al que le sa­ca­ban la xu­xa pa­ra ama­rrar­lo. Mu­chos fue­ron a de­fen­der­lo y co­men­zó la gue­rra de pa­los. Los po­li­cías re­tro­ce­die­ron cuan­do to­dos fue­ron a co­rrer­los, les ti­ra­ron has­ta ba­su­re­ros y al­gu­nos se fue­ron con gol­pes, pe­ro pron­to in­gre­sa­ron re­fuer­zos. Pa­re­cía un ejér­ci­to de pa­cos el que en­tró”, nos sol­tó otro ba­rris­ta des­de Bra­sil.

Lo peor ven­dría des­pués. “La po­li­cía en­tró al sec­tor a

re­par­tir pa­los y no dis­cri­mi­nó en­tre los que es­ta­ban en el jue­go con ellos, co­mo con las fa­mi­lias que só­lo que­rían sa­lir del lu­gar. Pe­ga­ron a to­dos y no ha­bía có­mo pa­rar­los. Sa­ca­ron a gran par­te de la hin­cha­da, mien­tras que co­men­za­ron a to­mar de­te­ni­dos a los que pi­lla­ran y esos pa­sa­ron la no­che en­ce­rra­dos. Ha­bían va­rios con la ca­be­za ro­ta, con he­ri­das, pe­ro a na­die le im­por­tó na­da”, apor­ta­ron los ba­rris­tas, que tam­bién des­ta­ca­ron que “en nues­tro sec­tor tam­bién hu­bo bra­si­le­ños que pi­die­ron pa­rar los pa­los y los po­li­cías ni los pes­ca­ron”.

A LA JAULA

Al fi­nal, hu­bo 26 de­te­ni­dos, in­clu­yen­do al pe­rio­dis­ta Cris­top­her An­tú­nez, a quien en­ce­rra­ron por an­dar gra­ban­do, ade­más de cin­co po­li­cías he­ri­dos. Por ello, el cón­sul Ale­jan­dro Sfeir de­bió en­trar en ac­ción pa­ra tra­tar de lle­gar a un acuer­do y la li­be­ra­ción de los com­pa­trio­tas, tal co­mo lo ha­bía pe­di­do Johnny Herrera.

Es que de una el ca­pi­tán sa­lió a de­fen­der a los hin­chas. Jus­to cuan­do los mo­lían a pa­los, el por­te­ro se acer­có al lu­gar y pe­día ex­pli­ca­cio­nes a los vee­do­res de la Con­me­bol. Por lo mis­mo, no ex­tra­ñó que en la ma­dru­ga­da se man­da­ra un tui­teo con la fra­se “Oja­lá el con­su­la­do de Sao Pau­lo ayu­de a nues­tra gen­te de­te­ni­da, an­te el cla­ro abuso de la po­li­cía local”, co­sa que en­fa­ti­zó en su arri­bo a San­tia­go con el plan­tel.

“Cla­ra­men­te fue un abuso. Qui­zás co­mo con­su­la­do se po­dría ayu­dar en al­go. Hu­bo gen­te que apa­lea­ron, se­ño­ras, ni­ños”, lan­zó fuer­te Herrera.

Pe­ro no se que­dó en eso, por­que a la ho­ra de ti­rar los dar­dos contra los res­pon­sa­bles, le lan­zó la ar­ti­lle­ría al Co­rint­hians. “El par­ti­do fue pé­si­ma­men­te or­ga­ni­za­do por par­te del equi­po local”.

Den­tro de la de­le­ga­ción que arri­bó a la ca­pi­tal tam­bién ve­nía el pre­si chun­cho, Car­los He­ller, quien al ser con­sul­ta­do por nues­tros co­le­gas de ra­dio ADN por los in­ci­den­tes ocu­rri­dos se las dio de na­da­dor y no di­jo na­da.

So­bre los fa­ná­ti­cos de­te­ni­dos en Bra­sil, el gru­po se­rá tras­la­da­do des­de la 63° co­mi­sa­ria de trán­si­to (Rua dria­des 50) ha­cia el juz­ga­do de Ba­rra Fun­da, don­de de­be­rán po­ner el pe­cho a las ba­las.

Na­die se sal­vó

La po­li­cía de Bra­sil no mi­dió a quie­nes les re­par­tía. Sa­lie­ron he­ri­dos fa­mi­lias y has­ta ni­ños en la pa­lea­da que se pe­ga­ron.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.