E Ma­riel Ma­riel le ha­ce oji­tos a la cum­bia

En Lo­lla­pa­loo­za que­dó cla­ri­ta la pu­len­ta on­da que hay en­tre la po­ten­te ar­tis­ta y el mo­vi­mien­to sa­bro­són, pues subió al es­ce­na­rio a Alon­so “Po­llo” González, voz de “San­ta­fe­ria”, pi­ño con el que ha he­cho mi­gas y que la es­tá mo­ti­van­do a arries­gar­se con ar­mar

La Cuarta - - ESP -

n Lo­lla­pa­loo­za lla­mó la aten­ción de quie­nes no la ca­cha­ban, y con­quis­tó más to­da­vía el “cuo­re” de sus in­con­di­cio­na­les fans. Es que Ma­riel Ma­riel de­jó en evi­den­cia que es una de las reali­da­des más con­cre­tas del fu­tu­ro de nues­tra mú­si­ca, y to­do gra­cias a su ta­len­to y al sa­cri­fi­cio que ha he­cho lue­go de años de carrera en Mé­xi­co.

Exac­ta­men­te una dé­ca­da es la que la chi­le­na lle­va en la es­ce­na az­te­ca, don­de se ha co­dea­do con ar­tis­tas que la es­tán lle­van­do en es­tos tiem­pos, co­mo Na­ta­lia La­four­ca­de y Mon La­fer­te, pe­ro tam­bién con gran­dio­sas le­yen­das, co­mo Ca­fé Tacv­ba, por nom­brar a al­gu­nos.

Con un es­ti­lo que la lle­va siem­pre a la ex­plo­ra­ción, don­de no tie­ne te­mor en mez­clar el pop o el hip hop con rit­mos de raíz la­ti­na, la mo­ro­cha apues­ta a pe­gar fir­me en la in­dus­tria na­cio­nal, don­de de a po­co se es­tá ha­cien­do un nom­bre en­tre los du­ros del gé­ne­ro.

“De­ci­dí vol­ver a Chi­le por­que me en­can­ta có­mo es­tá el país aho­ra, me sien­to có­mo­da, por­que veo que es un lu­gar más agra­da­ble, con más opor­tu­ni­da­des, más co­lo­res, lleno de nue­vas na­cio­na­li­da­des, to­do eso me se­du­ce mu­cho”, sol­tó la se­ca.

Ha­ce unos días, Ma­riel Ma­riel es­tre­nó en las prin­ci­pa­les pla­ta­for­mas di­gi­ta­les su nue­vo sin­gle, “Y Va a Caer”, te­món que lue­gui­to va a te­ner su vi­deo­clip, del que la ar­tis­ta nos ade­lan­tó al­gu­nos de­ta­lles. “A to­dos nos sue­na la fra­se ‘y va a caer’, es una fra­se de pro­tes­ta que mar­có a to­da una ge­ne­ra­ción. El vi­deo­clip mos­tra­rá una vi­sión de los mi­gran­tes, de có­mo se tra­tan de adap­tar a es­te Chi­le. Pa­ra mí, ese es un te­ma muy cer­cano, ya que yo tam­bién vi­ví ese pro­ce­so en Mé­xi­co. La his­to­ria del vi­deo es muy emo­ti­va”, sol­tó la crea­do­ra.

- ¿Có­mo es la vi­da del ar­tis­ta chi­leno en Mé­xi­co?

- De mu­cho tra­ba­jo. Lo lin­do allá es que hay mu­cha co­la­bo­ra­ción en­tre los ar­tis­tas y el pú­bli­co es muy in­tere­san­te, por­que es re­cep­ti­vo y siem-

pre es­tá muy abier­to a es­cu­char nue­vas pro­pues­tas mu­si­ca­les. - ¿Có­mo ha si­do es­te re­gre­so a Chi­le?

- De a po­co va­mos su­man­do más shows, más apa­ri­cio­nes, pro­yec­tos, desafíos. Es­ta­mos en un pro­ce­so ri­co, por­que des­de que pen­sé en ve­nir­me de Mé­xi­co que me pu­se a ar­mar el equi­po con el que que­ría tra­ba­jar. Lo hi­ce a mi pin­ta y sien­to que es­toy tra­ba­jan­do con los me­jo­res. - Tam­bién hay ar­tis­tas crio­llos que te han ten­di­do una ma­ni­to, co­mo los ca­bros de “San­ta­fe­ria”, ¿có­mo se dio la bue­na on­da ahí? - Sí, con los chi­qui­llos de “San­ta­fe­ria” te­ne­mos una on­da tre­men­da. Nos jun­ta­mos ca­si por ac­ci­den­te, prác­ti­ca­men­te por una ca­sua­li­dad, pe­ro jun­tos te­ne­mos una ener­gía in­creí­ble, co­mo que­dó de­mos­tra­do en va­rios de los shows que hi­cie­mos du­ran­te el ve­rano. - Al “Po­llo”, vo­ca­lis­ta de “San­ta­fe­ria”, lo in­vi­tas­te in­clu­so al “Lo­lla”. ¿Es­tá la mano co­mo pa’ ha­cer al­gu­na co­si­ta más en se­rio? - Den­tro de to­das las fu­sio­nes que he he­cho con mi mú­si­ca, ja­más me he atre­vi­do con la cum­bia, no he si­do ca­paz de ha­cer una fu­sión con eso, pe­ro cla­ra­men­te es­toy dis­pues­ta a in­ten­tar­lo, y qué me­jor que con “San­ta­fe­ria”, que me ha mos­tra­do es­te la­do mu­si­cal de ma­ne­ra tan no­ta­ble. - La cum­bia tie­ne to­do un cir­cui­to en nues­tro país, so­bre to­do la ra­ma de la “Nue­va Cum­bia”. Sé que no es tu es­ti­lo, pe­ro ¿qué te pa­re­ce que exis­ta un pú­bli­co que si­ga tan­to al ar­tis­ta na­cio­nal? Co­mo que se ha­bía per­di­do eso, ¿no? - Sí, he po­di­do dar­me cuen­ta de que los jó­ve­nes, so­bre to­do, tie­nen un arrai­go muy gran­de por los ar­tis­tas chi­le­nos, los si­guen, los apo­yan, es­tán con ellos. Eso me ha cau­ti­va­do mu­cho, ya que sien­to que va­mos a te­ner ca­bi­da y ter­mi­na­re­mos en­con­tran­do nues­tro ni­cho. - ¿Te que­das de­fi­ni­ti­va­men­te aquí o te vuel­ves a Mé­xi­co? - Es­ta­ré aquí por un tiem­po, pe­ro ló­gi­ca­men­te que los pla­nes son re­gre­sar a Mé­xi­co en unos me­ses. Es­toy fe­liz con la aco­gi­da que he te­ni­do, y tam­bién en otros paí­ses de Su­da­mé­ri­ca, co­mo Ar­gen­ti­na, des­de don­de nos es­tán pi­dien­do mu­cho que va­ya­mos pa­ra allá. - El men­sa­je de tus le­tras es muy fuer­te y com­pro­me­ti­do, ¿sien­tes que eso es lo que ha he­cho que mu­chas per­so­nas se iden­ti­fi­quen con tu pro­pues­ta? - Cla­ro. Tra­to siem­pre de apor­tar con lo mío a las pe­que­ñas y gran­des ba­ta­llas que se li­bran en las so­cie­da­des, y soy una con­ven­ci­da de que se pue­de apor­tar mu­cho des­de la ve­re­da mu­si­cal, es una he­rra­mien­ta muy po­de­ro­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.