Jua­ni­ta:

La Cuarta - - OJO, PESTAÑA Y CEJA -

Si al fi­nal de la car­ta me llo­ra, pe­ro re­ma­ta con que “no ten­go hi­jos’’, es co­mo pa­ra de­cir­le só­ple­me es­te ojo. Es de­cir se en­tre­gó a re­nun­ciar al ma­lo pa’l ca­tre y más en­ci­ma en­ga­ña­dor. Há­ga­lo si lo sien­te, pe­ro no bus­que al mo­reno que se los tran­có, por­que se­gu­ra­men­te de­be ser nor­mal pa­ra él an­dar con una y otra jer­mu. Si la lla­ma bien, pe­ro si no de vuel­ta la pá­gi­na y tra­te de re­com­po­ner su vi­da. Igual se­ría bueno que su ma­ri­do su­pie­ra lo que le su­ce­dió a us­ted. Pri­me­ro, se mo­ri­ría de ver­güen­za por­que él nun­ca pu­do ha­cer­la de ta­qui­to con su es­po­sa; y se­gun­do, to­da su his­to­ria va a ser in­ter­pre­ta­da co­mo un castigo al po­ne­dor de cuer­nos. Lo que sí, siem­pre las co­sas se pien­san con el co­ra­zón. Si quie­re vol­ver, há­ga­lo, pe­ro bús­que­le una pó­ci­ma a su ma­ri­do pa­ra que la ha­ga ver bu­rros ver­des. Si es que pue­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.