Mi doc­tor:

La Cuarta - - OJO, PESTAÑA Y CEJA -

No sé qué ha­cer. Lle­vo cua­tro años “fe­liz­men­te’’ ca­sa­da, y el otro día mi ma­ri­do me con­fe­só de que ha­bía estado con otra mu­jer. De pu­ra pe­na me fui don­de una ami­ga y me pu­se a to­mar cer­ve­za. No sé qué pa­só, pe­ro ter­mi­na­mos en una sal­so­te­ca. Ahí co­no­cí a un ti­po de otro país, quien me in­vi­tó a su de­par­ta­men­to. En­tre que se me pa­só el co­pe­te ter­mi­né ha­cien­do el amor. Y lo que nun­ca me ha­bían pa­sa­do me re­sul­tó con él. Lle­gué al clí­max y por pri­me­ra vez en mi vi­da gri­té ¡Vi­va Chi­le! Que­dé tan can­sa­da, por­que le pe­dí más, y más y más. Y sen­tí la sen­sa­ción cua­tro ve­ces. Des­de ni­ña nun­ca su­pe lo que sig­ni­fi­ca­ba es­to. A mi hom­bre lo amo, pe­ro al mo­reno lo de­seo. No sé qué ha­cer. Y no ten­go hi­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.