Mi­le­ni­ta:

La Cuarta - - OJO, PESTAÑA Y CEJA -

¡Ay, Señor! Lo la­men­to por los ga­la­nes ma­du­ros que per­di­mos una dio­sa del amor. Cla­ro, aga­rró del rum­bo de mu­chas mu­je­res del Chi­le de hoy, que des­car­gan to­da su ma­du­rez con ga­la­nes con sa­bor a le­che. Pe­ro, bueno, qué le va­mos a ha­cer. Da­ma, no le que­da más que de­vol­ver el cum­pli­do pa­ra no que­dar co­mo ro­ta con su her­ma­na. Re­ci­ba al “so­brino po­lí­ti­co” y le si­gue dan­do lec­cio­nes de ca­che­teo. En su ca­so no hay nin­gún de­re­cho que vio­lar, ya que no son con­san­gui­neos ni ofi­cial­men­te pa­rien­tes. Y el afor­tu­na­do tie­ne 19 años y ade­más anal­fa­be­ta se­xual. De­le con to­do al ca­cho­rro, to­tal se vi­ve una vez y us­ted an­da de sol­te­ra por la vi­da. Jue­gue y edu­que con su Ka­ma­su­tra per­so­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.