EL MARGARINA Y EL MANTEQUILLA

Pau­lo Gar­cés em­pu­jó la pe­lo­ta ha­cia su pro­pio ar­co lue­go de un ca­be­za­zo de Mo­ra y tras car­tón el Johnny se co­mió un gol de Ri­ve­ro, en la ver­sión 181 del der­bi ja­guar. ¡Ufff! Se­pa có­mo los can­da­dos pa­sa­ron el tra­go amar­go tras el 2-2 en Ñu­ñoa.

La Cuarta - - PORTADA - NA­TA­LIA GALAZ A. @la­cuar­ta_n­ga­laz www.la­cuar­ta.com

En el mi­nu­to 75, el Johnny que­dó arro­di­lla­do en el sue­lo du­ran­te al­gu­nos se­gun­dos, in­cré­du­lo. O más bien, ca­lien­te. Su es­ti­ra­da re­sul­tó inú­til, la que al­gu­nos ca­li­fi­ca­ron co­mo pa’ la foto, con un de­jo de arro­gan­cia, pues ha­bría lle­ga­do per­fec­ta­men­te al ti­ro de Ri­ve­ro. Pe­ro no. El can­da­do azul en­tró en el mis­mo sa­co que su co­le­ga Pau­lo Gar­cés.

Pa­ra en­ten­der: tre­ce mi­nu­tos an­tes del em­pa­te del cha­rrúa (que se­ría el de­fi­ni­ti­vo 2-2), el “Hal­cón” que­dó co­mo diu­ca. Así de la­pi­da­rio. Re­sul­ta que un cen­tro de Franz Schultz, que en­tró pren­di­do en el se­gun­do tiem­po, en­con­tró la ca­be­za de Mo­ra, pe­ro su ti­ro no fue taaan po­ten­te. Ahí Gar­cés atra­pó fá­cil el ba­lón, pe­ro in­creí­ble­men­te lo em­pu­jó ha­cia su pro­pio ar­co.

Cla­ro, a esa al­tu­ra el Bu­lla bus­ca­ba in­sis­ten­te­men­te el gol del triun­fo, pues el 1-1 lo de­ja­ba con un sa­bor amar­go. Sí, el pe­pón ini­cial, obra de Ubi­lla, ca­yó cuan­do pa­re­cía que el Ca­ci­que do­mi­na­ba las

ac­cio­nes, y ya con la igual­dad en el ba­nano, tam­bién obra de Ri­ve­ro, los azu­les le pu­sie­ron la pa­ta en­ci­ma al Co­lo, al me­nos en po­se­sión de la es­fé­ri­ca y oca­sio­nes crea­das.

Así, lo de Gar­cés fue un “re­ga­li­to”, que lue­go He­rre­ra re­pi­tió pa­ra la fa­na­ti­cá al­ba. ¿Pe­ro qué pa­só des­pués con am­bos “vi­lla­nos”? Al Johnny le cos­tó re­cu­pe­rar­se, y de he­cho al fi­nal se sal­vó an­te la fa­rra de Octavio, que tu­vo el ter­ce­ro. Ya en ca­ma­ri­nes, asu­mió a lo ma­chi­to su error, pe­ro só­lo al­gu­nos se atre­vie­ron a ha­blar­le, co­mo Beau­se­jour.

“Se lo di­je en el ves­tua­rio, que es un ar­que­ro ga­na par­ti­dos y que le ha da­do cam­peo­na­tos al club. En es­ta oca­sión le to­có equi­vo­car­se a él, a to­dos nos pa­sa, es­to no man­cha en na­da su ca­rre­ra ni lo re­fe­ren­te que es”, ex­pli­có Jean, ca­si el vo­ce­ro ofi­cial de los azu­les.

Y las pa­la­bras le lle­ga­ron al meta. Des­pués de re­pa­sar el error una y otra vez sen­ta­do en el ca­ma­rín a gua­ta pe­lá, dio la ca­ra an­te los me­dios. “Fue una ju­ga­da des­afor­tu­na­da de mi par­te, un ac­ci­den­te del fút­bol ni si­quie­ra en­tre­nan­do me ha­bía pa­sa­do. Hay un de­jo de amar­gu­ra por per­der es­tos pun­tos”, ex­pli­có.

Lue­go, el “25”, que re­ci­bió gri­tos de apo­yo al sa­lir del es­ta­dio, abor­dó el ta­xi que ha­bi­tual­men­te lo tras­la­da y ra­jó a re­unir­se con su Stef­fi y Bru­ni­to, el pe­que­ño que lle­gó a com­ple­tar su vi­da ha­ce ca­si tres me­ses.

¿Y Gar­cés? Su ca­so fue di-

fe­ren­te. Val­dés lo le­van­tó tras la pi­fia, pe­ro el al­bo ni si­quie­ra se des­pi­dió del pú­bli­co cuan­do Tobar pi­tó el fi­nal del par­ti­do. ¿Qué hi­zo? Co­rrió cer­ca de 100 me­tros has­ta lle­gar al tú­nel. ¿Llo­ró? Al­go. Fue con­so­la­do en el ca­ma­rín y lue­go su es­po­sa Joy­ce y sus tres hi­jos lo pu­sie­ron de pie, pe­ro el go­le­ro no fue ca­paz

de re­fe­rir­se pú­bli­ca­men­te a su ac­tua­ción.

“Los erro­res de ellos se ven más que los de­más, pe­ro son hu­ma­nos. ¡Qué tra­ba­jo si­co­ló­gi­co! Ya es­tá gran­de­ci­to pa­ra sa­ber lo que es ser ar­que­ro. Va a se­guir ata­jan­do igual”, in­di­có Pa­blo Gue­de, mien­tras que Aní­bal Mo­sa agre­gó que “no po­de­mos ti­rar­le to­das las lá­pi­das en­ci­ma a Pau­lo. ¿La ne­go­cia­ción? Es­ta­mos con­ver­san­do, es­to no se­rá un pro­ble­ma pa­ra re­no­var”.

Tras car­tón, el co­lo­co­lino sa­lió por un cos­ta­do de la zo­na mix­ta, le­jos de sus com­pa­ñe­ros que abor­da­ban el bus, y se reunió con su pa­pá y her­mano que lo es­pe­ra­ban. Ni una pa­la­bra, au­dí­fo­nos en­cen­di­dos, ojos llo­ro­sos y al­gu­nos gri­tos en su con­tra.

Eso sí: al me­nos al “Iker de Pa­rral” le que­da el con­sue­lo de que Co­lo Co­lo si­gue en la par­te al­ta con 18 pun­tos (la “U” lle­go a 15) y que Iqui­que no se es­ca­pó al em­pa­tar con Ever­ton. Cla­ro que una pi­fia fren­te al Cam­pa­nil, ni­ca se la per­do­nan a Pau­li­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.