CA­CHE

POR QUÉ LOS SICÓLOGOS PI­DIE­RON COR­TAR EL REALITY “DO­BLE TEN­TA­CIÓN”

La Cuarta - - PORTADA - CRIS­TIAN MENDEZ @la­cuar­ta_­men­dez www.la­cuar­ta.com

En to­dos los reali­ties hay un equi­po de sicólogos en­car­ga­dos de que no en­tre al­gún des­cha­ve­ta­do al en­cie­rro y pa­ra du­ran­te la tem­po­ra­da en pan­ta­lla, apre­tar las tuer­cas del sub­cons­cien­te que se le suel­ten a los par­ti­ci­pan­tes.

En “Do­ble Ten­ta­ción” es­te gru­pe­te de pro­fe­sio­na­les tu­vo har­ta pe­ga. Un buen da­te­ro nos con­tó que el es­cua­drón de con­ten­ción ne­ce­si­tó un gru­po que los con­tu­vie­ra a ellos, ya que que­da­ron re­ven­ta­dos y has­ta me­dios des­cha­ve­ta­dos, al gra­do de los par­ti­ci­pan­tes.

Ade­más de las con­ver­sas ha­bi­tua­les pa­ra ver có­mo iba afec­tan­do el en­cie­rro a los ma­cho­tes y fé­mi­nas in­di­vi­dual y gru­pal­men­te, ha­bía otras so­li­ci­ta­das por los mis­mos con­cur­san­tes que eran pu­ro llan­to y po­co me­nos que rue­gos de que los sa­ca­ran de ahí, ya que no aguan­ta­ban más.

Una de es­tas fue Dominique Lat­ti­mo­re, quien te­nía co­mo de­mo­nio a Oriana. Y aun­que no se crea, quien iba har­to a con­ver­sar, y que pa­sa­ba sus bue­nas cri­sis, era Oriana, a quien su per­so­na­je de ma­la le pa­só la cuen­ta en va­rias oca­sio­nes. Una de ellas fue una ca­ra a ca­ra con Fla­via Medina.

Son tam­bién clien­tes del so­fá del reality: Lis­san­dra, Fran Un­du­rra­ga y un buen lo­te más.

EN AU­MEN­TO

El am­bien­te ten­so y vio­len­to que se veía en pan­ta­lla, de­ja­ba “car­ga­do” a ca­da uno de los en­ce­rra­dos. A pe­sar de las reunio­nes de con­ten­ción in­di­vi­dua­les y gru­pa­les pa­ra chan­tar el mal am­bien­te y que en­ten­die­ran que to­do al fi­nal era un jue­go, la te­le­rrea­li­dad se to­mó la con­vi­ven­cia.

Los ac­tos de vio­len­cia, xe­nó­fo­bos, los pe­lam­bres y di­chos hi­rien­tes, los ca­ra a ca­ra, co­mo se vio en pan­ta­lla, fue­ron len­ta­men­te cre­cien­do has­ta ins­ta­lar­se, tan­to así que los sicólogos de­bían es­tar ca­si 24/7 aten­tos al com­por­ta­mien­to y el áni­mo de los ca­bros. In­clu­so en va­rias oca­sio­nes se su­gi­rió que cier­tos per­so­na­jes de­ja­ran el en­cie­rro por­que aními­ca­men­te ya no da­ban más. Fue el ca­so de Oriana, quien se fue con es­trés acu­mu­la­do pa­ra to­da su vi­da.

El clí­max de es­te áni­mo en­ra­re­ci­do se dio en La Ve­ga el jue­ves. La ten­sión en­tre per­so­nas y gru­pos era tal, que los mis­mos sicólogos su­gi­rie­ron que se pa­ra­ra las gra­ba­cio­nes y se de­ja­ra to­do has­ta ahí, y que se ba­ja­ra la ten­sión y que los de­ja­ran en li­ber­tad.

Quién lo cre­ye­ra Des­pués de ca­da en­con­trón que te­nía, Oriana ter­mi­na­ba mal. Su pa­pel de ma­la le pa­só la cuen­ta.

Se que­ría ir

En va­rias oca­sio­nes Dominique Lat­ti­mo­re so­li­ci­tó a la pro­duc­ción que la de­ja­ran ir­se del en­cie­rro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.