¡El Rey del Ga­na­do si­gue to­rean­do con 97 años!

Se­gun­do Ar­ce via­ja con la ayu­da de su bas­tón or­to­pé­di­co to­das las se­ma­nas des­de San­tia­go a Te­mu­co a com­prar los me­jo­res no­vi­llos

La Cuarta - - PAÍS - SE­BAS­TIÁN FONCEA @la­cuar­ta_­fon­cea

Un departamento de 25 me­tros cua­dra­dos del cen­tro de San­tia­go no pa­re­ce el lu­gar don­de vi­vi­ría un hom­bre de cam­po, pe­ro ahí lle­va dos me­ses ins­ta­la­do Se­gun­do Ar­ce To­le­do.

El ve­te­rano, que usa el cin­tu­rón de los pan­ta­lo­nes mu­cho más arri­ba del om­bli­go y ve te­le en un vie­jo y chi­co apa­ra­to cua­dra­do sin con­trol re­mo­to, na­ció en agos­to de 1919, y si­gue tra­ba­jan­do.

To­dos los lu­nes en la no­che el abue­lo de 97 años to­ma un bus Jac con des­tino a Te­mu­co, en don­de lle­va 30 años par­ti­ci­pan­do en re­ma­tes de ga­na­do en la feria lo­cal. Es fa­mo­so por el buen ojo que tie­ne pa­ra ele­gir a los me­jo­res bo­vi­nos que lue­nie­tos, go abas­te­cen co­mer­cios de la zo­na cen­tral del país.

Al ter­mi­nar la jor­na­da, el ne­go­cian­te “na­ci­do y cria­do en San­ta Cruz”, to­ma el mis­mo bus de re­gre­so a ca­sa y el mar­tes en la ma­ña­na ya es­tá en el de­pa que com­par­te con un jil­gue­ro y un ca­na­rio.

En el sur es co­no­ci­do co­mo “El Ta­ta” y pa­ra el su­per­mer­ca­do La Col­cha­güi­na, de San­ta Cruz, el an­ciano es el “rey del asa­do” que les con­si­gue las me­jo­res car­nes, por eso lo pre­mia­ron con un gal­vano que lo dis­tin­guía co­mo tal cuan­do re­cién se em­pi­na­ba en los 90 años.

A pe­sar de su con­de­co­ra­ción, “El Ta­ta” con­tó que “soy ma­lo pa­ra ha­cer asa­dos, co­mo co­ci­ne­ro soy nu­lo, soy flo­jo, me crié re­ga­lón y mi señora no me de­jó nun­ca ha­cer al­go en la co­ci­na”.

Se­gun­do en­viu­dó ha­ce 20 años de la mu­jer que le dio cua­tro hi­jas, cin­co al­gu­nos bis­nie­tos y otros tan­tos ta­ta­ra­nie­tos cu­ya can­ti­dad no re­cuer­da, pe­ro aún así el rey del ga­na­do con­tó que es­tá bien de la me­mo­ria y del co­ra­zón, que no tie­ne dia­be­tes, su vis­ta es acep­ta­ble “y só­lo ten­go ave­ria­do el cha­sis”, por­que ape­nas an­da con bas­tón.

“Los me­jo­res no­vi­llos son los que tie­nen bue­nas pier­nas, el lo­mo an­cho y que no son gor­dos por­que pa­ra la car­ne la gra­sa no va­le na­da”, con­tó.

Al “Ta­ta” le gus­ta su tra­ba­jo y re­co­no­ce que lo ha­ce con áni­mo aun­que las fuer­zas le fal­ten, pe­ro tam­bién con­tó que si­gue por­que le agra­da te­ner sus mo­ne­das y no ser una car­ga pa­ra su fa­mi­lia.

“Cuan­do em­pe­cé el tra­ba­jo era ren­ta­ble, pe­ro aho­ra la com­pe­ten­cia de car­ne im­por­ta­da es fuer­te”, agre­gó y con­tó que su me­ta es se­guir dán­do­le has­ta que le de el cue­ro.

Tre­men­do ojo

“El Ta­ta” se que­bró por­que di­jo que te­nía un ojo súper adies­tra­do pa­ra ele­gir a los me­jo­res no­vi­llos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.