BUS­CÓ A SU AMOR, LO EN­CON­TRÓ Y ÉL MU­RIÓ

LO QUE “ES­PÍAS DEL AMOR” JUN­TÓ, LA MUER­TE LO SE­PA­RÓ: GA­LÁN MA­DU­RO MU­RIÓ A DÍAS DE RE­EN­CON­TRAR­SE CON SU AMA­DA

La Cuarta - - PORTADA - CLAU­DIA PA­CHE­CO @la­cuar­ta_c­pa­che

IM­PAC­TO POR CA­PÍ­TU­LO DE “ES­PÍAS DEL AMOR”: ACÁ EL ADE­LAN­TO

Unos de los ca­pí­tu­los más tris­tes de su ca­rre­ra en la te­le es el que ten­drá que mos­trar hoy Mar­ce­lo Arismendi en “Es­pías del Amor”, de CHV. La his­to­ria de Fer­nan­do y Ma­ria­nely, le en­se­ñó al co­mu­ni­ca­dor otra mag­ni­tud pa­ra el amor y le sa­có llan­to.

Cua­ren­ta y dos años es­pe­ró Fer­nan­do Me­lla­do pa­ra re­en­con­trar­se con el amor de su vi­da, Ma­ria­nely Ro­das. Se co­no­cie­ron en los ’70 y se enamo­ra­ron a pri­me­ra vis­ta, los te­mas po­lí­ti­cos fa­mi­lia­res de la épo­ca los se­pa­ra­ron, pe­ro ja­más se ol­vi­da­ron.

El hom­brón re­cu­rrió al pro­gra­ma y con el equi­po par­tió rum­bo a Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na a bus­car­la. To­do re­sul­tó ma­ra­vi­llo­so.

La vi­da les te­nía pre­pa­ra­do los tres me­jo­res días jun­tos, equi­va­len­tes a las más de cua­tro décadas que es­tu­vie­ron se­pa­ra­dos. En con­ver­sa con los ani­ma­do­res, Fer­nan­do co­men­tó: “Mi ma­yor mie­do es no ver­la, no ha­cer el con­tac­to vi­sual, pe­ro si Dios per­mi­te que nos vea­mos, me voy a morir exul­tan­te”, sen­ten­ció an­tes de te­ner­la fren­te a fren­te.

Des­pués del en­cuen­tro en Cen­troa­mé­ri­ca y a dos se­ma­nas de que Ma­ria­nely se vi­nie­ra a es­ta­ble­cer con él en Chi­li­to, Fer­nan­do par­tió de es­ta vi­da pro­duc­to de un pa­ro res­pi­ra­to­rio. En con­ver­sa con La

Cuar­ta, Arismendi, tes­ti­go del amor de es­tos chi­le­nos que­dó en shock con la his­to­ria: “Uno pue­de vivir co­sas fuer­tes y emo­cio­nan­tes. Es­toy agra­de­ci­do de tra­ba­jar en es­te pro­gra­ma de te­le­rrea­li­dad, pe­ro ade­más es­toy agra­de­ci­do de co­no­cer a per­so­nas tan lin­das co­mo Ma­ria­nely y mi ami­go Fer­nan­do”.

- Te veo afec­ta­do...

- El desen­la­ce me gol­peó, más que co­mo pro­fe­sio­nal, co­mo per­so­na. Ellos me re­ga­la­ron mu­cha sa­bi­du­ría, ex­pe­rien­cias de vi­da y tam­bién una es­pe­ran­za in­con­men­su­ra­ble, por­que si vas por el ca­mino co­rrec­to, tar­de o tem­prano te en­cuen­tras con esa al­ma ge­me­la.

- ¿Fue tu ami­go?

- De los más de 62 ca­sos que he­mos he­cho, muy po­cas ve­ces me que­do con el te­lé­fono de un pro­ta­go­nis­ta, pe­ro el de Fer­nan­do fue uno de ellos. Y con Ma­ria­nely que­da­mos de ver­nos cuan­do ven­ga a Chi­le.

- Lo im­por­tan­te es que us­te­des le cum­plie­ron el sue­ño.

- Él se me­re­cía es­te pre­mio de po­der en­con­trar­se con Ma­ria­nely, ese es la­do del va­so lleno, des­pués de su par­ti­da. Co­mo di­ce Jo­do­rowsky y sus 7 ti­pos de amor, exis­ten los amo­res di­vi­nos que van más allá de la tie­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.