VILLARRICATIENE

La Cuarta - - PAÍS -

ELMÁSLARGO... El4de­no­viem­bre­de 2015, Hay gen­te ra­ra y Thai Ngoc, me­jor co­no­ci­do co­mo Hai Ngon.

la­cos­ta­ne­ra­de

Vi­lla­rri­ca,en­la Araucanía,se­re­ple­tó Re­gión­de­la de­go­lo­sos.La­ra­zón: pre­pa­ra­ro­nun­cho­ri­pán­de500me­tros, ob­te­nien­do­el­ré­cord Guin­nes­sen­laes­pe­cia­li­dad.Yco­mo­los su­re­ños­son­de­ver­dad,tam­bién­se­man­da­ro­nel­pe­bre­más co­to­to­del­pla­ne­ta.

El viet­na­mi­ta ase­gu­ra que ha­ce 37 años no pe­ga pes­ta­ña, ni un so­lo mi­nu­to. Cual­quier ser hu­mano ya es­ta­ría pei­nan­do la mu­ñe­ca, o sim­ple­men­te ba­jo tie­rra, pe­ro el com­pa­dre de la pro­vin­cia de Quan Nam di­ce que des­de que de­jó de dor­mir nun­ca más se en­fer­mó. La in­ca­pa­ci­dad del orien­tal pa­ra abra­zar a Mor­feo no só­lo lo ha he­cho fa­mo­so en to­do el mun­do, sin sino que tam­bién re­pre­sen­ta un fe­nó­meno mi­la­gro­so me­re­ce­dor de un es­tu­dio cien­tí­fi­co. El hom­bre cuen­ta que no pu­do dor­mir una no­che des­pués de que le dio una fie­bre en 1973, y ha con­ta­do in­fi­ni­tas ove­jas du­ran­te más no­ches con­se­cu­ti­vas de des­ve­lo. “No sé si el in­som­nio ha im­pac­ta­do en mi sa­lud o no, pe­ro to­da­vía es­toy sa­lu­da­ble y pue­do ha­cer las la­bo­res de la gran­ja nor­mal­men­te co­mo otros”, di­ce Ngoc.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.