B

La Cuarta - - DEPORTES -

en­ja­mín Ra­mí­rez (20) tie­ne una vi­da po­co nor­mal. Vi­ve en una ca­sa gi­gan­te de Hue­chu­ra­ba sin adul­tos, so­lo con sus ami­gos, quie­nes se le­van­tan ti­po 12.00 pa­ra una jor­na­da muy atí­pi­ca: co­mien­za su día co­mien­do al­go mien­tras ve al­gu­nos vi­deos pa­ra lue­go me­ter­se al com­pu y em­pe­zar a en­tre­nar. Se de­tie­ne so­lo pa­ra co­mer y to­mar­se un re­creo, pe­ro su men­te no pa­ra has­ta las 00:00.

El Ben­ja es chi­leno pe­ro lo co­no­cen in­clu­so en Co­rea. Na­die lo lla­ma por su nom­bre eso sí: pa­ra to­do el mun­do es Emp, el apo­do que usa en el jue­go. Es el me­jor ju­ga­dor de Lea­gue Of Le­gends (LOL) en La­ti­noa­mé­ri­ca, al­go así co­mo un Ale­xis Sán­chez en es­to de los de­por­tes elec­tró­ni­cos. Y es nues­tro, eh.

*

Cuan­do Gui­ller­mo Schiess le­van­tó el Tea­tro del La­go a ori­llas del Llan­quihue, nun­ca ima­gi­nó que al­gún día se usa­ría co­mo cen­tro de reunión pa­ra un even­to del mun­do gamer.

Es que en las ofi­ci­nas de Riot Ga­mes, em­pre­sa crea­do­ra del Lea­gue of Le­gends, de­ci­die­ron que Fru­ti­llar era la ciu­dad per­fec­ta pa­ra re­unir a cien­tos de ño­ños en la fi­nal de la Co­pa La­ti­noa­mé­ri­ca Sur (CLS), don­de se de­fi­nió el cu­po a la Mi­dSea­son In­vi­ta­cio­nal, don­de van los cam­peo­nes de to­do el mun­do.

No se equi­vo­ca­ron: en me­nos de 6 ho­ras se ago­ta­ron las mil en­tra­das que la or­ga­ni­za­ción pu­so a la ven­ta. Via­jó gen­te de San­tia­go, Ar­gen­ti­na, Uru­guay y otros paí­ses. A tra­vés de in­ter­net fue­ron mi­les de ci­be­r­ño­ños que si­guie­ron al de­ta­lle las casi seis ho­ras de trans­mi­sión on­li­ne. Pe­ro… ¿qué mié­chi­ca es Lea­gue of Le­gends?

Dos equi­pos de cin­co ju­ga­do­res eli­gen en­tre 40 cam­peo­nes un per­so­na­je del jue­go y la me­ta prin­ci­pal es de­rro­tar la ba­se del enemi­go, ca­da uno cum­plien­do un rol.

Los pla­yers de­ben desa­rro­llar as­pec­tos ta­les co­mo el tra­ba­jo en equi­po, or­ga­ni­za­ción, co­la­bo­ra­ción, pen­sa­mien­to es­tra­té­gi­co y li­de­raz­go.

Son más de 100 mi­llo­nes de ju­ga­do­res ins­cri­tos los que día a día se di­vier­ten con Lea­gue of Le­gends, jue­gui­to ca­ta­lo­ga­do co­mo un de­por­te elec­tró­ni­co.

¿Có­mo? ¿Ju­gar en el compu­tador es un de­por­te? Y sí, in­clu­so en Co­rea exis­te un Mi­nis­te­rio es­pe­cial que se en­car­ga de los Es­ports, don­de el Es­ta­do re­gu­la as­pec­tos bá­si­cos de la ac­ti­vi­dad (ver re­cua­dro).

*

Ha­ce un par de años Emp es­tu­dia­ba en Co­pia­pó y vi­vía so­lo jun­to a su ma­dre. En el co­le­gio era bri­llan­te, el me­jor de su cur­so. “Los pro­fe­so­res de­cían que te­nía una in­te­li­gen­cia su­pe­rior”, di­ce Na­dia Mer­ca­do, la ma­mi del Ben­ja.

Con un buen pun­ta­je en la PSU, Ben­ja­mín es­ta­ba en la dis­yun­ti­va: ¿es­tu­dia­ba o in­ten­ta­ba ser pro­fe­sio­nal de LOL? De­ci­dió pe­dir­le un año sa­bá­ti­co a su vie­ja. En eso le lle­gó una bue­na ofer­ta.

Emp te­nía un equi­po ama­teur que a pun­ta de es­fuer­zo con­si­guió su cu­po en el pro­fe­sio­na­lis­mo. La es­truc­tu­ra de la gen­te que ad­mi­nis­tra el jue­go lo per­mi­te.

Isu­rus Ga­ming era un equi­po que por esa épo­ca que­ría ser pro­fe­sio­nal así que apro­ve­chó el cu­po con­se­gui­do por Ben­ja­mín y sus ami­gos y los fi­cha­ron a to­dos. Ha­ce un tiem­po Mar­ce­lo Sa­las hi­zo al­go pa­re­ci­do con De­por­tes Te­mu­co, don­de usó el cu­po del In­dio Pi­je pa­ra uni­fi­car­lo con Unión Te­mu­co y ha­cer un so­lo team.

Emp y su equi­po de­bía so­lo en­tre­nar mien­tras que la mar­ca del ti­bu­rón se en­car­ga­ría de to­do lo de­más: la ca­sa de los pro­fe­sio­na­les, los as­pec­tos le­ga­les, la ima­gen del plan­tel, el mar­ke­ting y có­mo ge­ne­rar in­gre­sos ex­tras por pu­bli­ci­dad y mer­chan­da­sing.

De re­pen­te ahí es­ta­ba de nue­vo la ofer­ta, aho­ra con­cre­ta. ¿De­bía es­tu­diar o tra­ba­jar? Se fue a ma­tri­cu­lar a la U “por las pre­sio­nes so­cia­les”, se­gún cuen­ta su ma­mi. Pe­ro no era fe­liz. Na­dia al to­que se dio cuen­ta y le dio el em­pu­jón que ne­ce­si­ta­ba.

“Me di­jo que se sen­tía pre­sio­na­do por su pa­pá. Cuan­do nos se­pa­ra­mos me sa­qué la mu­gre por él. Le di­je que chao con to­do. Si te­nía que im­por­tar­le al­go era mi opinión. ‘¿Ver­dad ma­má?’, me di­jo. ‘Sí’, le di­je yo, ‘haz­lo, yo pon­go la ca­ra por­que des­pués no lo po­drás ha­cer’. Si no lo ha­cía en ese mo­men­to no lo ha­ría nun­ca”, cuen­ta su vie­ja, que de­jó Co­pia­pó pa­ra vivir en La Se­re­na jun­to a su pa­re­ja y sus otros dos hi­jos. Esa sim­ple con­ver­sa­ción de­to­nó en el na­ci­mien­to del me­jor ju­ga­dor la­ti­noa­me­ri­cano en la ac­tua­li­dad.

*

Pa­ra lle­gar a ser una po­ten­cia den­tro de los Es­ports se de­ben in­cor­po­rar los for­ma­tos de los me­jo­res equi­pos en el mun­do.

Los ru­sos, co­rea­nos y bra­si­le­ños son las po­ten­cias mun­dia­les en es­to. En Chi­le re­cién se es­tán adap­tan­do al­gu­nas co­sas. Uno de los pri­me­ros con­cep­tos fue el de la Ga­ming Hou­se, ca­sa don­de con­vi­ve to­do un equi­po las 24 ho­ras del día.

El te­ma sor­pren­de por su pro­fe­sio­na­lis­mo. Ca­da team tie­ne un en­tre­na­dor, un ma­na­ger, si­có­lo­gos y trau­ma­tó­lo­gos. Los ju­ga­do­res que ha­bi­tan sus Ga­ming Hou­se, se de­di­can so­lo a en­tre­nar y ga­nan un suel­do que no baja de los $600.000.

Riot Ga­mes se en­car­ga de dar­le to­da una or­ga­ni­za­ción muy pro­fe­sio­nal, mien­tras sus equi­pos le pa­gan to­do. Vi­ven gra­tis.

“De afue­ra sue­na di­ver­ti­do, creen que te­ne­mos la vi­da casi per­fec­ta, pe­ro no es tan así por­que to­dos aquí tra­ba­ja­mos mu­cho pa­ra lle­gar le­jos. Si bien es­ta­mos to­do el día sin obli­ga­cio­nes y te­ne­mos una na­na que nos ha­ce to­do, no­so­tros te­ne­mos obli­ga­cio­nes”, con­fie­sa Emp.

“Real­men­te igual hay un su­fri-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.