La co­ra­ju­da lu­cha de Se­bas­tián pa­ra ga­nar­le al cán­cer

Lo­lo de 17 años las ha aguan­ta­do to­das con va­rios tra­ta­mien­tos y ne­ce­si­ta plata pa­ra se­guir ba­ta­llan­do

La Cuarta - - PAÍS - SEIGI MIRANDA @la­cuar­ta_ seigi

Una ra­ra frac­tu­ra en la ter­ce­ra cos­ti­lla del la­do de­re­cho, pro­duc­to de una pi­chan­ga, fue el pri­mer in­di­cio de que al­go no an­da­ba bien en el cuer­po de Se­bas­tián Sil­va Ara­ya (17).

El adolescente fue de­por­tis­ta des­de que se sa­có los pa­ña­les e, in­clu­so, lle­gó a ju­gar en las in­fe­rio­res de Au­dax Ita­liano, pe­ro esa le­sión su­fri­da de la na­da, en no­viem­bre del 2014, mar­có el ini­cio de una du­ra lu­cha por ga­nar­le a la vi­da.

“Me que­bré la cos­ti­lla y que­dó al des­cu­bier­to que te­nía un Sar­co­ma de Ewing, un ti­po de cán­cer muy agre­si­vo y po­co fre­cuen­te”, con­tó el Se­ba con la ex­per­ti­cia que le han da­do las lar­gas es­ta­días en un cen­tro asis­ten­cial.

Agre­gó que cuan­do se en­te­ró de que se ve­nía du­ra la co­sa sim­ple­men­te se di­jo, “de­cre­to que es­toy sano, soy un gue­rre­ro”.

Es por ello que ha so­bre­vi­vi­do a un lo­te de tra­ta­mien­tos, a una re­caí­da y a nue­vos pro­ce­di­mien­tos que han es­ta­do a car­go del doc Fran­cis­co Ba­rri­ga, es­pe­cia­lis­ta en he­ma­to-on­co­lo­gía pe­diá­tri­ca del Hos­pi­tal de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca.

Mar­ce­lo Sil­va, pa­dre del ba­ta­lle­ro chi­qui­llo ex­pli­có a La Cuar­ta que des­de la re­caí­da su hi­jo ha aguan­ta­do unas qui­mios te­rri­bles, “el doc­tor nos ex­pli­có que lo que el Se­ba ha so­por­ta­do ya ha­bría en­te­rra­do a otros y que en es­ta etapa es in­dis­pen­sa­ble ha­cer un tra­ta­mien­to con cé­lu­las ma­dres, que equi­va­le a re­se­tear el sis­te­ma in­mu­ne de una per­so­na”.

Pa­ra ello ne­ce­si­tan un do- nan­te cu­yo ADN sea com­pa­ti­ble con su niño. El pro­ble­ma es que ya lo en­con­tra­ron, pe­ro en Ale­ma­nia. Ade­más, el cos­to to­tal del tras­la­do y la in­ter­ven­ción cues­ta un po­co más de 28 mi­llo­nes de pe­sos.

Apo­ya­dos por el Ins­ti­tu­to La Sa­lle, don­de es­tu­dia el Se­ba, y por el co­le­gio Ali­can­te del Sol, don­de ha­ce cla­ses su ma­dre, Ale­jan­dra Ara­ya, han he­cho de to­do pa­ra re­unir el di­ne­ro. El dra­ma es que ape­nas han lle­ga­do a los $3 mi­llo­nes.

“Tam­bién abri­mos una cuen­ta de aho­rro a nom­bre de Se­bas­tián pa­ra re­ci­bir do­na­cio­nes y aun­que no nos hu­bie­ra gus­ta­do ha­cer­lo, la ver­dad es que mi hi­jo que­dó fue­ra del GES y de la Ley Ri­car­te So­to... no nos que­dó otra”, se­ña­ló la ma­má.

TO­DOS EN­FER­MOS

“Las co­sas ma­las nun­ca se vie­nen so­las, ya lo sé, pe­ro uno a ve­ces di­ce... Se­ñor no me ha­gas ser una már­tir, yo no soy una san­ta”, re­fle­xio­nó Ale­jan­dra.

Ex­pli­có que ella ve­nía sa­lien­do de un cán­cer de ma­ma cuan­do pa­só lo del Se­ba y ha­ce una se­ma­na le pi­lla­ron un cán­cer gás­tri­co a su pro­pio pa­dre, que es­tá en etapa ter­mi­nal, “no hay pre­su­pues­to ni áni­mo que aguan­te, pe­ro no­so­tros no va­mos a de­caer y res­ca­ta­re­mos a nues­tro sol­da­do Se­bas­tián Sil­va”, se­lló la mu­jer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.