Mi gua­gua:

La Cuarta - - OJO, PESTAÑA Y CEJA -

Hay ca­sos y ca­sos, pe­ro por lo que me cuen­ta el ca­ba­lle­ro que la lle­vó al al­tar a de­cir el “sí, acep­to’’ es un com­pa­dre que no va­le la pe­na. Es que no tu­vo ni res­pe­to por su ca­sa ni por su bro­ca de ocho me­ses. Le im­por­tó una so­be­ra­na ra­ya que lo pi­lla­ra con el cie­rre aba­jo y ju­gan­do al bom­bín. Es de­cir, yo que us­ted par­to con mi tai­ta y lo echo can­tan­do de la ca­sa. Sá­que­le to­das sus per­te­nen­cias y us­ted lár­gue­se a don­de sus pa­pi­tos. Si él quie­re ver al niño que cum­pla con los ho­ra­rios co­rres­pon­dien­tes an­te al­gún juez o jue­za. Pe­ro de­bo de­cír­se­lo pa­ra cum­plir, tra­te de ver si hay al­gu­na po­si­bi­li­dad de que el hom­bre cam­bie y si us­ted es­tá dis­pues­ta a una opor­tu­ni­dad. Si no, pa’ jue­ra no­mah.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.