Do­ña Ca­mi­la:

La Cuarta - - OJO, PESTAÑA Y CEJA -

Cla­ra­men­te que es­tá ha­cien­do ca­cu­ca afue­ra del ties­to con su pen­sa­mien­to tan ob­se­si­vo y fue­ra de lu­gar. Es­toy cla­ro que su ne­ce­si­dad del amor y de que le chan­ta­ran el que­te­je­di era te­rri­ble, por lo que ma­ni­fies­ta, pe­ro no de­be con­fun­dir las co­sas. Acá en es­te ti­po de lu­ga­res, ge­ne­ral­men­te, van hom­bres que no bus­can com­pro­mi­sos, y con us­ted el ca­ba­lle­ro se por­tó co­mo cam­peón, la res­pe­tó has­ta que to­do flu­yó. Se le ti­ró en­ci­ma, lo pasó chan­cho en el tel­mo, pe­ro no se pa­se ro­llos que no son. El amor no lle­ga bai­lan­do tres o cua­tro pa­sos de salsa y rom­pien­do ca­tres por ho­ras. Si lo es­tá pa­san­do y pi­san­do bien, go­ce sin cul­pas ni com­pro­mi­sos, pe­ro a su prín­ci­pe azul no lo bus­que en la no­che, don­de to­dos los cu­chos son ne­gros, o lo pa­sa­rá co­mo el ajo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.