200 MIL bu­ches es­tán col­ga­dos al ca­ble

En VTR lla­man a to­mar con­cien­cia que el que cho­rea tele e in­ter­net más que al sis­te­ma se es­tá jo­dien­do al ve­cino

La Cuarta - - PAÍS -

Que cam­bia, to­do cam­bia, no hay du­da. So­bre to­do cuan­do se tra­ta de la úl­ti­ma chu­pá del ma­te en cuan­to a la tec­no­lo­gía, que tan­to le gus­ta al chi­leno.

Así, del ce­lu­lar de pa­lo ca­si no nos di­mos cuen­ta có­mo lle­ga­mos a la era ac­tual del “tash”, don­de pa­re­cie­ra que las gua­guas sa­len de la gua­ti­ta sa­bien­do to­car la pe­chu­ga, pe­ro tam­bién las pan­ta­llas. ¡Ay, Se­ñor!

Sin em­bar­go, hay al­go que, pa­se lo que pa­se, ja­más ju­bi­la­rá. ¿La sed del chi­leno? Mmm, tam­bién. Pe­ro más bien nos re­fe­ri­mos a la eter­na pi­lle­ría del com­pa­trio­ta, que en el ca­so de las ca­bleo­pe­ra­do­ras arro­ja ci­fras pa­ra ir­se de tras­te en re­la­ción al nú­me­ro de “col­ga­dos” del ca­ble que aún exis­ten.

Pa­ra que va­ya ca­chan­do, de acuer­do al “úuul­ti­mo cómpu­tommm” de VTR, en la pa­tria per­du­ran cer­ca de 200 mil pi­lli­nes ca­ras de glú­teo que con­ti­núan en­chu­fa­dos a la ma­le­ta.

Si bien us­ted po­dría aplau­dir­los, por­que acá siem­pre acos­tum­bra­mos a po­ner en un al­tar a los que le me­ten el cua­tro le­tras al sis­te­ma, el dra­ma vie­ne a la ho­ra de los re­cla­mos de la gen­te de­cen­te que sí pa­ga mes a mes por el ser­vi­cio.

Las que­jas han au­men­ta­do por ki­los, pues ca­da “col­ga­do” ori­gi­na que la red co­lap­se y al fi­nal to­dos ter­mi­nan vien­do co­mo el ho­yo, y los que se po­nen al ar­co pier­den por cul­pa de los fres­co­li­nes de ra­ya. ¿Vio? dad de abo­na­dos. Atrás le si­guen Mo­vis­tar y Cla­ro, con un 21% y 14%, res­pec­ti­va­men­te.

Por lo mis­mo, los da­tos del co­lo­so so­bre los “col­ga­dos” son los más de­ci­do­res. “La es­ti­ma­ción es que su­pe­ran las 200 mil co­ne­xio­nes”, cuen­ta al diario pop Cris­tián Ariz­tía, vi­ce­pre­si­den­te Co­mer­cial y de Clien­tes de la em­pre­sa que pa­ten­tó el “tri­ple pack”, quien di­bu­jó el cho­reo con pe­ras y man­za­nas, al ejem­pli­fi­car que tal can­ti­dad “ven­dría sien­do co­mo una em­pre­sa más de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes en el país da­do su vo­lu­men”. ¡Chan, chan!

- Oi­ga, don Cris­ti, ¿y el cho­reo es só­lo en el ca­ble o tam­bién le ha­ce­mos al gua­chi­pi­teo de in­ter­net?

- La pi­ra­te­ría en Chile no so­la­men­te es­tá vin­cu­la­da al ser­vi­cio de te­le­vi­sión, que es más cuán­ti­co por el nú­me­ro de ca­jas pi­ra­tas o Free to Air (FTA) que exis­ten (los fa­mo­sos de­cos chi­nos). Hoy tam­bién es un pro­ble­ma la vul­ne­ra­ción al ser­vi­cio de in­ter­net.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.