Re­por­te­ra pop fue ca­mio­ne­ra por un día

La ca­pe­ru­za del pe­rio­dis­mo tuer­ca Ca­ro­li­na Ro­jas, de Mo­to­res de La Ter­ce­ra, acep­tó el desafío de En 4R y se pu­so al man­do de un man­so ca­mión de Mer­ce­des-Benz, el nue­vo Ac­tros. Acá es­tá su im­per­di­ble re­la­to en pri­me­ra per­so­na.

La Cuarta - - 4R -

Des­de que tra­ba­jo en el mun­do de los au­tos me ha to­ca­do ma­ne­jar mu­chas co­sas. Des­de au­tos de­por­ti­vos has­ta los más com­pac­tos chi­ni­tos. “Hay que adap­tar­se a to­do”, di­ce mi ma­má, así que co­mo niñita obe­dien­te, las em­pren­dí al Au­tó­dro­mo In­ter­na­cio­nal de Co­de­gua a la ex­pe­rien­cia má­xi­ma: yo ver­sus un Mer­ce­de­sBenz Ac­tros. Sí, el mis­mi­to que pre­sen­ta­ron en el fi­nal de la te­le­se­rie de TVN “El ca­mio­ne­ro”.

De­sa­yu­ni­to, un po­co de chá­cha­ra y par­ti­mos. ¿Se ima­gi­na­rán que su pe­ti­za ser­vi­do­ra, de só­lo 1.53 de es­ta­tu­ra ten­dría problemas pa­ra su­bir­se a es­ta bes­tia de dos me­tros y tan­ti­to de al­to? Pa­ra na­da, los es­ca­lo­nes es­tán bien pues­tos, hay ma­ni­llas pa­ra afir­mar­se, no se ol­vi­den de que los ale­ma­nu­jens ha­cen to­do muy cui­da­di­to, in­clu­so en los ca­mio­nes.

Le di­go. No hay sen­sa­ción de po­der más emo­cio­nan­te que la de sen­tar­se al man­do de un ca­mión. La al­tu­ra, el vo­lan­te ca­si ho­ri­zon­tal, la in­fi­ni­dad de bo­ton­ci­tos por to­dos la­dos, la ca­ja au­to­ma­ti­za­da de 16 o 18 mar­chas (tie­ne dos de re­ver­sa), in­clu­so esa li­te­ra por si a una le da la ma­ña y no quie­re se­guir ma­ne­jan­do. Pu­cha que es lin­do por den­tro.

¿Se ha subido a un au­to de Mer­ce­des-Benz? Ima­gí­ne­se que aquí le po­nen el mis­mo pe­pino en el di­se­ño, pe­ro a un ca­mión. Una se sien­ta y la bu­ta­ca tie­ne un ajus­te especial de ai­re, que se en­car­ga de que no le due­la la es­pal­da cuan­do pa­sa por los ho­yos, y de man­te­ner­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.