Ne­gro El Rey y el le so­plan la ve­li­ta

CUAN­DO SE DE­CI­DA A CUÁL LLE­VAR, PREPÁRESE, POR­QUE TEN­DRÁ A ES­TOS IN­VI­TA­DOS POR UNA HORITA EN SU CA­SA, DON­DE ADE­MÁS DE AFIRMARLE LA TOR­TA AL FES­TE­JA­DO, SE PEGAN TAM­BIÉN SU COTOTA CANTURREÁ DE 4 TE­MO­NES Y SE TO­MAN SEL­FIES POR DO­QUIER.

La Cuarta - - ESP -

De pro­fe­sión ído­lo, Luis Di­mas sa­be bien lo que va­le el so­lo pe­so de su pre­sen­cia, con la que pue­de pro­vo­car has­ta un pa­re­lé de cu­cha­ra a al­gu­na de sus se­gui­do­ras. Y ca­chan­do ese im­pac­to, nues­tro rey tu­vo una tre­men­da idea jun­to a su yun­ta Gus­ta­vo Pra­de­nas: lle­gar co­mo in­vi­ta­dos de ho­nor a cum­plea­ños de fans del as­tro.

Cla­ro que el par­ci­to de hin­chas de Pa­les­tino no es­tá so­lo en es­te pu­len­to ne­go­cio, ya que tam­bién tie­nen a otro de sus compadres ha­cien­do lle­ga­das a lo pa­ra­cai­dis­ta a fes­te­jos de la “pí­pol” co­mún y co­rrien­te: el “Ne­gro” Pi­ñe­ra. Se­gún Pra­de­nas, la am­po­lle­ta se le en­cen­dió con to­dos sus watts de po­ten­cia un día en que el her­mano de don Ta­tán lo pa­só a bus­car en su Hum­mer y lo lle­vó a un mam­bo del ami­go de un ami­go. “Lle­ga­mos al cum­plea­ños, Mi­guel pes­có la gui­ta­rra, se man­dó unos te­mas, re­par­tió la tor­ta, se sen­tó en la me­sa, con­tó unas anéc­do­tas, ti­ró unas ta­llas y nos fui­mos. Yo le di­je ‘¿te pa­ga­ron por ve­nir y ha­cer to­do eso?’. ‘No, pe­rri­to’ -me res­pon­dió- ‘lo hi­ce por gus­to’. Yo ahí ca­ché que ha­bía un ne­go­cio que se po­día desa­rro­llar y se lo ofre­cí”, na­rra el ex con­ter­tu­lio del “Show de Go­les” y se­co pro­duc­tor de co­to­tos bri­llos.

Des­de ese día, han pa­sa­do unos cuan­tos me­ses y ya va­rios cum­plea­ños, al­gu­nos con el “Ne­gro” co­mo rey de la fies­ta, y otros con el tre­men­do Luis Di­mas co­mo el in­vi­ta­do es­te­lar.

Se­gún el eterno ca­po de la “Nueva Ola”, “es­to es al­go má­gi­co pa­ra mí, pe­ro so­bre to­do pa­ra la gen­te. Es que yo siem­pre lle­go de sor­pre­sa: en­tro por la puerta de atrás, me dis­fra­zo de gar­zón o de asis­ten­te de es­ce­na­rio, en­ton­ces en ese mo­men­to en que las se­ño­ras des­cu­bren que soy Luis Di­mas, ahí mis­mo se de­rri­ten”, na­rra la es­tre­lla.

VA­LE LA PE­NA

Te­ner a una ce­le­bri­dad en el cum­ple es al­go con lo que mu­chos sue­ñan, y la in­ver­sión que sea, va­le la pe­na ha­cer­la, so­bre to­do si es pa’ ha­cer fe­liz a al­gún ser ama­do.

“Re­gu­lar­men­te, es­te es un re­ga­lo que los hi­jos ha­cen a sus ma­más, en­ton­ces esa ale­gría va­le la pe­na. En­tre ellos jun­tan la plata de lo que va­le el ser­vi­cio y así no les sa­le tan pe­sa­do”, es­pe­ci­fi­ca Pra­de­nas.

- ¿En qué con­sis­te la pa­sa­da de es­tos ge­nios por los cum­plea­ños de la gen­te?

- Siem­pre es­ta­mos en­tre 45 mi­nu­tos y una ho­ra en las ce­le­bra­cio­nes. El ser­vi­cio in­clu­ye trans­por­te, por­que lle­ga­mos en nues­tros pro­pios au­tos, ade­más es el in­vi­ta­do el que sos­tie­ne la tor­ta cuan­do se can­ta el cum­plea­ños, des­pués can­ta unos tres o cua­tro te­mas, se sien­ta en la me­sa y com­par­te co­mo uno más del ca­rre­te y se sa­ca fo­tos. Es to­do muy ge­nuino.

- Me ima­gino la ca­ra de pe­na de la gen­te cuan­do lle­ga la ho­ra del “bye bye”...

- Cla­ro, pe­ro tam­bién es­tá la tre­men­da sa­tis­fac­ción de ha­ber si­do sor­pren­di­dos y te­ner en sus ca­sas a es­tos ar­tis­tas a los que siem­pre han ad­mi­ra­do. Igual Luis en­tien­de más que es­to es un ne­go­cio y ha­ce las co­sas que de­be ha­cer y en sus pla­zos. Con el que no hay ca­so es con el “Ne­gro”, por­que se po­ne a con­ver­sar y a echar la ta­lla y no hay có­mo sa­car­lo, ja­ja­já.

Siem­pre lle­go de sor­pre­sa: en­tro por atrás o me dis­fra­zo, en­ton­ces en ese mo­men­to en que las se­ño­ras des­cu­bren que soy Luis Di­mas, ahí mis­mo se de­rri­ten”. Luis Di­mas, gu­rú.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.