“Julio Pi­ña” tie­ne la lla­ve del mam­bo

La Cuarta - - ESP -

En la co­rrien­te de la “Nueva Cum­bia” que se es­tá desa­rro­llan­do en el terruño, hay una ra­ma que ha co­men­za­do a to­mar fuer­za, esa que es co­no­ci­da co­mo la “Por­te­ña”, y aun­que no les gus­ta mu­cho en­ca­si­llar­se, los mu­cha­chos de “Julio Pi­ña” son de los que la es­tán co­man­dan­do.

Se­gún nos par­ló Víc­tor Fa­bio, in­te­gran­te de mil ba­ta­llas de la ban­da, es­ta agru­pa­ción pro­vie­ne de la di­fun­ta so­no­ra “Pa­toCar­lo”, esa que le gus­ta­ba a va­rios...

“‘Julio Pi­ña’ nace a fi­nes del 2014, y vie­ne de la ‘Pa­toCar­lo’, que sur­gió el 2006 en San An­to­nio, que es una his­to­ria que la ma­ta­mos en Val­pa­raí­so, pa­ra abrir la his­to­ria de ‘Julio Pi­ña’”, can­ta el mú­si­co.

- ¿Si­guen sien­do los mis­mos o su­frie­ron va­ria­cio­nes?

- No, tu­vi­mos mu­chas va­ria­cio­nes, aun­que igual que­dan in­te­gran­tes. Pe­ro la So­no­ra “Pa­toCar­lo” mu­rió y crea­mos al­go dis­tin­to, que tie­ne me­nos in­te­gran­tes. Es­te gru­po lo hi­ci­mos en for­ma­to com­bo, en la onda de los “Vi­kings 5” o de cum­bia chi­cha. For­ma­tos chi­qui­ti­tos.

- ¿Qué te da de especial po­der cam­biar el nú­me­ro?

- Cuan­do se to­ca en un for­ma­to gran­de, se tie­ne que es­tar bien or­de­na­di­to pa­ra que no se pi­sen las no­tas. Pe­ro cuan­do uno tie­ne me­nos gen­te, los mú­si­cos pue­den abrir­se un po­co más.

- ¿Có­mo van con los dis­ca­chos?

- A prin­ci­pios del 2015 gra­ba­mos el pri­me­ro, que se lla­ma “Gran­des Éxi­tos Vol. 1”, y lo sa­ca­mos ba­jo el se­llo “Mes­ca­li­na”.

- ¿Dón­de es más es­cu­cha­do el dis­co, hay al­gu­na zo­na?

- Al dis­co le han da­do du­ro más que na­da en el sur. Tam­bién en la V Re­gión, que es don­de so­mos lo­ca­les, un po­co Santiago y de ahí pa­ra el sur.

- ¿Es ver­du­ra que se fue- ron a Grin­go­lan­dia con el ce­dé?

- Fui­mos a Es­ta­dos Uni­dos, a un fes­ti­val que se lla­ma SXSW en Aus­tin, Te­xas.

- ¿Có­mo fue la re­cep­ción? - La ra­ja, so­bre to­do en las co­mu­ni­da­des la­ti­nas, en­tre me­xi­ca­nos y co­lom­bia­nos. Los grin­gos igual la si­guen, pe­ro no mu­cho.

- ¿No le po­nen pe­chi­to? - Va­ci­lan ca­le­ta, pe­ro no ca­chan­do mu­cho, co­mo que se en­tre­gan a lo que es­tá pa­san­do, na­da más. Ade­más que la cum­bia que ha­ce­mos no­so­tros a ve­ces se po­ne me­dia mu­tan­te, roc­ke­ra y psi­co­dé­li­ca.

- ¿Y en esa vo­la­di­ta es que los grin­gos igual caen?

- Es que en el dis­co in­clu­so hay te­mas ins­tru­men­ta­les, que li­sa y lla­na­men­te no son cum­bia, y esos son los que va­ci­lan. Apar­te que en Val­po siem­pre es­ta­mos to­can­do pa­ra grin­gos y eu­ro­peos, en­ton­ces sa­be­mos lo que les gus­ta. Del pa­so por Aus­tin, lo úni­co dis­tin­to fue ha­ber es­ta­do en otro país.

- En­ton­ces, si tu­vie­ran que de­fi­nir cuál es su es­ti­lo, se­ría...

- Nos han di­cho que so­mos cum­bia por­te­ña, pe­ro no­so­tros no in­ten­ta­mos po­ne­nos un nom­bre. Por ejem­plo, la cum­bia co­quim­ba­na, que par­tió con los “Vi­kings”, to­mó un po­co ese nom­bre. No­so­tros com­par­ti­mos con gru­pos que son de Puerto Montt, por ejem­plo, y otros puer­tos tam­bién, en­ton­ces se po­dría crear es­te con­cep­to de “Por­te­ño”, pe­ro va­mos de a po­co...

bien aga­rra­da cuan­do se pe­ga un fre­na­zo.

Dos va­lien­tes co­le­gas y un en­car­ga­do de la mar­ca se suben en la ca­bi­na con­mi­go. Per­fec­ta­men­te en­tra­ban dos com­pa­ñe­ri­tos más, pe­ro pa­ra qué abu­sar.

La pis­ta era sen­ci­lla. En uno de los es­ta­cio­na­mien­tos del au­tó­dro­mo, nos po­ne­mos a ha­cer ochos al­re­de­dor de los pos­tes. Gi­rar la lla­ve y el “Broooom” es au­to­má­ti­co. El mo­tor de seis ci­lin­dros en lí­nea y más de 11 li­tros ha­cen su ma­gia.

Co­mo pri­me­ri­za que soy, pi­so el ace­le­ra­dor con cui­da­di­to, a ver qué pue­de ha­cer es­te mu­cha­cho­te. Gran­de es la sor­pre­sa al des­cu­brir que el ca­mión ca­si se ma­ne­ja so­lo. Es que en es­ta nueva ge­ne­ra­ción le me­tie­ron to­do lo que es la pu­len­ta tec­no­lo­gía pa­ra ayu­dar al ca­mio­ne­ro a que la pe­ga sea un po­co más ama­ble.

Pa­ra qué les voy a men­tir, no me cos­tó na­da. Es más fá­cil que ma­ne­jar un au­to y vie­ne has­ta con man­dos en el vo­lan­te pa­ra cam­biar la ra­dio y no sa­car mis pe­pi­tas ce­les­te cla­ro de la pis­ta. Cla­ro, es­ta­mos ha­blan­do de un ca­mión de al­ta ga­ma, pe­ro igual Pas­cual, el po­ten­te freno de mo­tor y los di­ver­sos asis­ten­tes de ma­ne­jo se van a ir ha­cien­do ca­da vez más co­mu­nes en el mer­ca­do.

¿Un úl­ti­mo da­ti­to? An­tes de ter­mi­nar mi vuel­ta, en el úl­ti­mo gi­ro, di la vuel­ta en la oc­ta­va marcha. Una ver­da­de­ra ex­pe­rien­cia es­to de ser ca­mio­ne­ra por un día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.