EEUU ATA­CÓ AL ES­TA­DO IS­LÁ­MI­CO CON LA BOM­BA MÁS GRAN­DE DE LA HIS­TO­RIA

El ru­cio Trump de­ci­dió ata­car al Es­ta­do Is­lá­mi­co en Af­ga­nis­tán con la bom­ba con­ven­cio­nal más des­truc­ti­va crea­da por el ser hu­mano

La Cuarta - - PORTADA - SE­BAS­TIÁN FONCEA @la­cuar­ta_­fon­cea

Si bien no era nu­clear, el pá­güer del ar­te­fac­to tie­ne cual­quier TNT y afec­tó un ra­dio de 1,4 ki­ló­me­tros. Cuá­ti­co.

A las 12.02 de Chile, cuan­do en Af­ga­nis­tán eran las 19.32, un avión de car­ga MC 130, de la Fuer­za Aé­rea grin­ga, de­jó caer so­bre la pro­vin­cia de

Nan­gar­har, muy cer­ca de la fron­te­ra con Pa­kis­tán, la bom­ba GBU-43/B, más co­no­ci­da co­mo la “Ma­dre de To­das las Bom­bas” por su po­der des­truc­ti­vo.

Ex­clu­yen­do a las de­to­na­cio­nes nu­clea­res, la de ayer fue la más gran­de en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad en un con­flic­to bé­li­co ori­gi­na­da con una bom­ba con­ven­cio­nal.

El gi­gan­te ar­ma­men­to (lla­ma­do MOAB, si­glas en in­glés pa­ra Mu­ni­ción de Gol­pe de Ai­re Ma­si­vo o acrós­ti­co pa­ra Mot­her of All Bombs) era uno de los quin­ce de su ti­po que se han fa­bri­ca­do, me­día nue­ve me­tros, pe­sa­ba nue­ve to­ne­la­das y me­dia, y de ellas 8,4 co­rres­pon­dían a un ex­plo­si­vo lla­ma­do H6, que es mu­cho más po­de­ro­so que el TNT.

Al­tos man­dos mi­li­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nos in­for­ma­ron que la in­ten­ción del ata­que era ha­cer pe­bre los tú­ne­les y búnkers que te­nía el Es­ta­do Is­lá­mi­co en la zo­na.

Se­gún el Pen­tá­gono el mi­sil, do­ta­do de un dis­po­si­ti­vo con GPS, te­nía co­mo ob­je­ti­vo mi­ni­mi­zar el ries­go que afron­tan las fuer­zas ar­ma­das af­ga­nas y es­ta­dou­ni­den­ses.

Un co­mu­ni­ca­do ofi­cial ase­gu­ró que el Ejér­ci­to de EE.UU. “to­mó to­das las pre­cau­cio­nes” pa­ra evi­tar muer­tes ci­vi­les en es­te ata­ques y que sus ope­ra­cio­nes se­gui­rán ade­lan­te “has­ta que el Es­ta­do Is­lá­mi­co sea des­trui­do”.

La BBC in­for­mó que ese ti­po de ar­te­fac­to de­to­na por en­ci­ma de la tie­rra pa­ra un im­pac­to má­xi­mo en una am­plia zo­na y con­tie­ne una al­ta can­ti­dad de ni­tra­to de amo­nio, alu­mi­nio en pol­vo, y que su em­pleo con­tra fuer­zas te­rres­tres es de­vas­ta­dor.

El ra­dio de des­truc­ción que de­ja la Bom­ba Ma­dre es de 1,4 ki­ló­me­tros, es de­cir, si hu­bie­ra ex­plo­sio­na­do en La Mo­ne­da ha­bría he­cho añi­cos, des­de la ca­lle Re­pú­bli­ca has­ta cer­ca de Pla­za Ita­lia.

Ade­más el ex­plo­si­vo es un ar­ma si­co­ló­gi­ca por­que ge­ne­ra un hon­go pa­re­ci­do al que ori­gi­nan las bom­bas ató­mi­cas, aun­que hay que acla­rar que la bom­ba es mil ve­ces me­nos po­ten­te que la car­ga ató­mi­ca que des­tru­yó Hi­ros­hi­ma en 1945.

Lo más cuá­ti­co es que los ru­sos, en­fren­ta­dos con EE.UU. por Si­ria, di­cen que tie­nen una aún más po­ten­te, pe­ro esa in­for­ma­ción no ha si­do ra­ti­fi­ca­da. Se tra­ta­ría de un ar­te­fac­to bau­ti­za­do co­mo el “Pa­dre de To­das las Bom­bas”, un ar­ma ter­mo­bá­ri­ca de ac­ti­va­ción te­rres­tre y lan­za­mien­to por ai­re que se­ría cua­tro ve­ces más fuer­te.

Por su pe­lu­ca, el pre­si­den­te Trump hi­zo una bre­ve de­cla­ra­ción res­pec­to al ata­que. Di­jo que fue “otro tra­ba­jo exi­to­so”, y agre­gó que “es­ta­mos muy or­gu­llos de nues­tras Fuer­zas Ar­ma­das”.

El ru­cio no sol­tó si él au­to­ri­zó per­so­nal­men­te la eje­cu­ción del ope­ra­ti­vo y se li­mi­tó a de­cir: “To­do el mun­do sa­be qué pa­só. Lo que ha­go es que yo au­to­ri­zo a las Fuer­zas Ar­ma­das. Les he­mos da­do to­tal au­to­ri­za­ción y por eso han si­do tan exi­to­sos úl­ti­ma­men­te”.

CA­VER­NAS

El pro­fe de la Aca­de­mia Na­cio­nal de Es­tu­dios Po­lí­ti­cos y Es­tra­té­gi­cos, Mi-

Pue­de des­truir ob­je­ti­vos ba­jo tie­rra co­mo las ca­ver­nas que usa el E. Is­lá­mi­co”. Mi­guel Na­va­rro, ana­lis­ta in­ter­na­cio­nal.

guel Na­va­rro, di­jo que el ata­que tie­ne va­rias im­pli­can­cias: “Bá­si­ca­men­te es un men­sa­je muy fuer­te al res­to de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal en tér­mi­nos de que EE.UU. es­tá reivin­di­can­do su rol de pri­me­ra po­ten­cia, y en se­gun­do lu­gar, es un men­sa­je a Co­rea del Nor­te que pre­ten­de pro­du­cir una de­to­na­ción nu­clear en po­cos días, y tam­bién es una ata­que di­rec­to con­tra la in­fra­es­truc­tu­ra y el per­so­nal del Es­ta­do Is­lá­mi­co, que es el ob­je­ti­vo más di­rec­to de la operación”.

En cuan­to a las ca­rac­te­rís­ti­cas de la bom­ba re­cal­có que “pue­de des­truir ob­je­ti­vos sub­te­rrá­neos o den­tro de ca­ver­nas, que es lo que usan co­mo re­fu­gios en Af­ga­nis­tán en zo­nas mon­ta­ño­sas con ca­ver­nas in­ter­co­mu­ni­ca­das”.

- ¿Exis­te la po­si­bi­li­dad de una III Gue­rra Mun­dial?

- Yo creo que no, es­ta­mos muy dis­tan­te de eso, el sis­te­ma in­ter­na­cio­nal es­tá en una eta­pa da des­re­gu­la­ción y ma­yor uso de la vio­len­cia, pe­ro de ahí a una ter­ce­ra gue­rra fal­ta mu­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.