RE­YES GUACHACAS

MÁS BRILLOSO CO­RO­NAS FORJADAS EN EL CO­BRE ES­PE­RAN A LOS SOBERANOS

La Cuarta - - ESPECTÁCULOS -

Ser el nue­vo so­be­rano, de la úni­ca di­nas­tía de no­bles de pi­pe­ño y chun­chu­les del mundo, pa­re­ce, pero no es ta­rea fá­cil.

Pri­me­ro, hay que lo­grar el apo­yo ma­yo­ri­ta­rio de la ba­rra gua­cha­ca, y lue­go asu­mir una pe­sa­da res­pon­sa­bi­li­dad: bai­lar y za­pa­tear en to­do Chi­li­to por­tan­do con or­gu­llo, los em­ble­mas hu­mil­des, ca­ri­ño­sos y re­pu­bli­ca­nos.

Por­que así co­mo la Pre­si, el Pa­pa y las gran­des cabezas pen­san­tes del mundo, tie­nen un em­ble­ma de su go­bierno, los guachacas desde 2009, año en que un­gie­ron a Mó­ni­ca Pé­rez y a Ri­car­te Soto co­mo sus ti­ta­nes, po­seen una tra­di­cio­nal co­ro­na, la­bra­da en co­bre chi­leno de al­ta ley, ex­traí­do de las pro­fun­di­da­des del te­rru­ño, de las que po­cos sa­ben sus reales im­pli­can­cias.

De par­ti­da son ex­ce­len­tes con­duc­to­ras de elec­tri­ci­dad, y so­lo en ca­so de tor­men­ta eléc­tri­ca, sus soberanos es­tá au­to­ri­za­dos a no lle­var­las pues­tas en la mo­lle­ra. “En cual­quier ac­to pú­bli­co los re­yes de­ben po­nér­se­las, o al me­nos te­ner­las afir­ma­di­tas con­tra el pe­cho, cer­qui­ta del co­ra­zón”, re­ma­cha el Gran Gua­ri­po­la Diós­co­ro Ro­jas. Apos­to­la­do que al­gu­nos his­tó­ri­cos mo­nar­cas, co­mo la pe­rio­dis­ta Scar­leth Cár­de­nas, lle­va­ron a ni­ve­les su­per­la­ti­vos. “Lue­go de mi co­ro­na­ción en el Ma­po­cho, no me des­pe­gué de mi co­ro­na. De he­cho la es­tu­ve tra­yen­do en mi bó­li­do to­do ese año, en una si­lla es­pe­cial, an­tes que sa­lie­ra la ley”, cuen­ta en­tre ri­sas. In­clu­so, la acom­pa­ñó al mo­men­to de ser con­de­co­ra­da co­mo Hi­ja Ilus­tre de su na­tal Pu­rran­que y mien­tras fue te­le­fo­nis­ta de la Te­le­tón.

FINOLI

Las co­ro­nas po­seen sol­da­du­ras de pla­ta y fi­nas ter­mi­na­cio­nes co­mo ta­lla­dos y re­pu­ja­dos. En el ca­so del Gran Com­pi­pa, la ins­pi­ra­ción vie­ne del mí­ti­co cu­cu­ru­cho de pa­pel, con el que fue co­ro­na­do el Bi­chi Borg­hi, a usan­za de los maes­tros de la con­tru, y en el ca­so de la rei­na, ca­da una de sus pun­tas re­pre­sen­ta un pé­ta­lo de una aña­ñu­ca, tra­di­cio­nal flor del de­sier­to de Ata­ca­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.