SI US­TED ES CENSISTA

CACHE ES­TOS CON­SE­JOS PA’ NO HA­CER EL LO­CO

La Cuarta - - PORTADA - PA­ME­LA UR­BI­NA ALVIAL

A cua­tro días de rea­li­zar­se el Cen­so 2017, asis­ti­mos a una de las úl­ti­mas ca­pa­ci­ta­cio­nes pa­ra ser cen­sis­tas y acu­di­mos al lla­ma­do pa­ra cum­plir con nues­tro de­ber ciu­da­dano.

Fui­mos ci­ta­dos ayer, Vier­nes San­to, en el edi­fi­cio Bi­cen­te­na­rio de Tea­ti­nos 92, a mediodía, con el in­men­so gus­to de ser uno de los po­cos capitalinos que no sa­li­mos fue­ra de San­tia­go.

Al au­di­to­rium del sub­te­rrá­neo lle­ga­mos unas 60 per­so­nas, de lo más di­ver­so de nues­tra so­cie­dad, desde me­no­res de edad -que de­ben ser au­to­ri­za­dos por un adul­to pa­ra rea­li­zar el con­teo na­cio­nal-, jó­ve­nes de to­das la tri­bus ur­ba­nas y ta­ti­tas que quie­ren pe­gar­se la que­brá sa­can­do la ca­ra es­te miér­co­les 19 de abril. La ci­ta era has­ta las 14:30 ho­ras pero ob­vio que se ex­ten­dió has­ta las tres de la tar­de.

Ojo, que la úni­ca iden­ti­fi­ca­ción de los vo­lun­ta­rios se­rá la cé­du­la de iden­ti­dad ya que los re­cur­sos no fue­ron in­ver­ti­dos en joc­keys, cre­den­cia­les o dul­ce­ci­tos, “si no pre­sen­ta la cé­du­la no po­drá cen­sar”, así de ta­jan­te fue el guía.

Una de las con­sul­tas, la que más lla­mó la aten­ción, fue la de una lo­li­ta, “¿qué ha­ce­mos si al­guien es­tá con há­li­to al­cohó­li­co y no quie­re res­pon­der?”.

“La in­te­gri­dad es muy im­por­tan­te, no ex­po­ner­se a ca­sos ries­go­sos”, agre­gó el mo­ni­tor.

Así que los ju­go­sos se­rán “re­cha­za­dos”, al igual que los irres­pe­tuo­sos y los que no quie­ran con­tes­tar. O sea, se­rán ci­ta­dos a res­pon­der la en­cues­ta más ade­lan­te.

“¿Po­de­mos que­dar­nos a to­mar on­ce­si­ta?”, pre­gun­tó una se­ño­ra te­rri­ble de bue­na on­da.

La in­di­ca­ción en la ca­pa­ci­ta­ción fue que to­do que­da a cri­te­rio del censista. Y si re­ci­be un va­so de be­bi­da o te­ci­to, oja­lá no in­te­rrum­pa su la­bor, pa­ra cum­plir con la ta­rea lo an­tes po­si­ble, aun­que a na­die le ha­ría mal que un pa­le­ta se ra­je con un ju­go o un pan con que­so de re­ga­lo, ja­ja­já.

Ade­más del en­tu­sias­mo, se no­tó que hay áni­mo de no man­dar­se un con­do­ro con el con­teo, por­que hay que en­tre­gar in­for­ma­ción ve­rí­di­ca, no va­ya a ser que nos man­de­mos un fail con el re­cuen­to na­cio­nal.

Co­mo hay al­gu­nos sec­to­res te­rri­ble de brí­gi­dos, se nos in­di­có que pi­dié­ra­mos ayu­da a Ca­ra­bi­ne­ros o per­so­nal del Ejér­ci­to que res­guar­da­rán a los va­lien­tes eva­lua­do­res de la Pa­tria.

Es­ta hu­mil­de re­por­te­ra

pop pre­gun­tó a nom­bre de to­dos los cen­sis­tas, ¿cuán­do nos van a pa­gar las 15 lu­qui­tas? Y to­dos an­sio­sos lan­za- mos el me­dio ¡ooooohhhhh!, cuan­do nos di­je­ron que en seis me­ses más ve­ría­mos la luz con la pla­ti­ta.

Des­pués de ca­char bien la pe­ga que ha­re­mos, doy al­gu­nas re­co­men­da­cio­nes pa­ra los cen­sa­dos: sean ama­bles, di­gan la ver­dad y no ten­gan te­mor de re­ci­bir a uno de los en­ca­cha­dos cen­sis­tas en su ho­gar, es­ta­mos tra­ba­jan­do por el país pa­ra sa­ber có­mo vi­vi­mos y cuán­tos so­mos de nor­te a sur y de mar a cor­di­lle­ra ¡Tan Tán!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.