Los mi­tos y ver­da­des que ro­dean a Je­sús

La vi­da y muer­te de Cris­to tie­ne mis­te­rios que has­ta hoy se afa­na en re­sol­ver la cien­cia y la teo­lo­gía

La Cuarta - - CRÓNICA - CAR­LOS ES­CO­BAR @la­cuar­ta_­car­los

1 ¿Na­ció real­men­te un 25 de di­ciem­bre?

En mu­chos rin­co­nes del pla­ne­ta se con­me­mo­ra el 25 de di­ciem­bre co­mo día del na­ci­mien­to de Je­su­cris­to.

Lo cier­to, es que no hay co­no­ci­mien­to exac­to res­pec­to a la fe­cha en que lle­gó a es­te mundo cruel.

Ade­más, Cris­to no pu­do ha­ber na­ci­do en di­ciem­bre ya que San Lu­cas des­cri­be a pas­to­res en los cam­pos ve­ci­nos a Be­lén, pero no po­dría ser por­que en Tie­rra San­ta es in­vierno en esa épo­ca del año y no hay pas­to­reo.

“No sa­be­mos la fe­cha del na­ci­mien­to de Je­sús. Lo que hi­cie­ron los cris­tia­nos fue to­mar una fies­ta del im­pe­rio ro­mano, que se rea­li­za­ba el 25 de di­ciem­bre, don­de ce­le­bra­ban el na­ci­mien­to del sol (día del sols­ti­cio de in­vierno). Ellos bau­ti­za­ron esa fe­cha”, ase­gu­ró el doc­tor en teo­lo­gía, pro­fe de la UC y sa­cer­do­te del Ar­zo­bis­pa­do de San­tia­go, Cris­tián Hod­ge.

2 An­ti­guo ma­nus­cri­to...

El año 2014 se des­ci­fró un an­ti­guo ma­nus­cri­to que se­ña­la que Je­sús tu­vo dos hi­jos con Ma­ría Mag­da­le­na.

El tex­to, de ha­ce 1.450 años, fue en­con­tra­do en la Bi­blio­te­ca Bri­tá­ni­ca y es­ta­ba es­cri­to en arameo. En su con­te­ni­do tam­bién se se­ña­la­ba que hu­bo un in­ten­to de ase­si­na­to en con­tra de la fi­gu­ra bí­bli­ca, así co­mo las co­ne­xio­nes po­lí­ti­cas con el Em­pe­ra­dor Ti­be­rio y el sol­da­do Te­jano.

Res­pec­to a es­te te­ma, el doc­tor en Teo­lo­gía es cla­ri­to: “En los cua­tro evan­ge­lios, que lla­ma­mos ca­nó­ni­cos, se se­ña­la que fue cé­li­be, sol­te­ro, que se de­di­có por en­te­ro a anun­ciar el reino del pa­dre Dios. Y por lo tan­to, no se ca­só. La úni­ca ana­lo­gía que uti­li­za el Nue­vo Tes­ta­men­to, es que Je­sús es el es­po­so de la Igle­sia, que es la co­mu­ni­dad co­mo di­ce la car­ta de los Efe­cios, co­mo di­ce el ca­pí­tu­lo cin­co”.

Por otra par­te, siem­pre ha exis­ti­do la du­da res­pec­to a si tu­vo más her­ma­nos, pues­to que un pa­sa­je de la bi­blia (Mar­cos 3:31-35) se­ña­la: “En­tre tan­to, lle­ga­ron sus her­ma­nos y su ma­dre y, que­dán­do­se afue­ra, en­via­ron a lla­mar­lo. En­ton­ces la gen­te que es­ta­ba sen­ta­da al­re­de­dor de él le di­jo: «Tu ma­dre y tus her­ma­nos es­tán afue­ra y te bus­can”.

Lo que hi­cie­ron los cris­tia­nos fue to­mar una fies­ta del im­pe­rio ro­mano”. Cris­tián Hod­ge, Teó­lo­go.

3 ¿Ca­mi­nó so­bre el agua?

El Nue­vo Tes­ta­men­to des­cri­be al hi­jo de Dios ca­mi­nan­do so­bre las aguas del Mar de Galilea. No obs­tan­te, una in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da por el pro­fe Do­ron Nof, de la Universidad del Es­ta­do de Flo­ri­da, jun­to a Nat­han Pal­dor, del De­par­ta­men­to de Cien­cias de la At­mós­fe­ra de la Universidad He­brea de Je­ru­sa­lén, se­ña­ló que pro­ba­ble­men­te ha­ya ca­mi­na­do so­bre un tro­zo de hie­lo flo­tan­te, un ra­rí­si­mo fe­nó­meno en el nor­te de Israel. Los ca­pos in­da­ga­ron acer­ca de una ex­tra­ña com­bi­na­ción de con­di­cio­nes óp­ti­mas del agua y de la at­mós­fe­ra, que pro­du­ce un fe­nó­meno úni­co y lo­ca­li­za­do de con­ge­la­mien­to, que lla­ma­ron hie­lo de ma­nan­tia­les. “Los que so­mos cre­yen­tes no po­de­mos ne­gar que se hu­bie­ra ma­ni­fes­ta­do una si­tua­ción mi­la­gro­sa, co­mo que pu­die­ra ca­mi­nar por las aguas. No po­de­mos des­car­tar que no sea cier­to. Lo más pro­ba­ble es que lo sea”, ase­gu­ró el ex­per­to.

4 ¿Le per­te­ne­ció el ros­tro del San­to Su­da­rio?

El San­to Su­da­rio es el en­vol­to­rio con el que cu­brie­ron a Je­su­cris­to tras la cru­ci­fi­xión. Y pa­ra mu­chos es un mis­te­rio có­mo en la te­la se de­fi­ne la ima­gen de un ros­tro en­san­gren­ta­do. Lo cier­to, es que la Igle­sia no ha ma­ni­fes­ta­do ofi­cial­men­te su acep­ta­ción o re­cha­zo, pero en 1958 el Pa­pa Pío XII au­to­ri­zó la ima­gen en re­la­ción con la de­vo­ción ca­tó­li­ca.

No obs­tan­te, su exis­ten­cia ge­ne­ra es­tu­dios cien­tí­fi­cos y se es­ta­ble­ció que el man­to de lino de 4,4 me­tros de lar­go era de apro­xi­ma­da­men­te 700 años de an­ti­güe­dad.

De ser cier­to, se po­dría iden­ti­fi­car los pig­men­tos uti­li­za­dos me­dian­te un aná­li­sis quí­mi­co, de la mis­ma ma­ne­ra que ha­cen los res­tau­ra­do­res con las pin­tu­ras an­ti­guas. Pero el Pro­yec­to de In­ves­ti­ga­ción del Su­da­rio de Tu­rín no ha­lló evi­den­cia de nin­gún pig­men­to o co­lo­ran­tes en la te­la en can­ti­da­des su­fi­cien­tes co­mo pa­ra ex­pli­car la ima­gen.

Por ese mo­ti­vo, el teó­lo­go y profesor de la Universidad Ca­tó­li­ca es cla­ri­to y ad­vier­te que “los cien­tí­fi­cos di­rán si es o no del año ce­ro. Nues­tra fe no de­pen­de de un su­da­rio, sino de una fe que se trans­mi­te de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción. Si ese su­da­rio es ver­da­de­ro, es un signo. Ben­di­to sea Dios. Si no lo es, ha ayu­da­do a la fe de la gen­te”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.