SA­CA TU ENER­GÍA

y duer­me co­mo tu­na na­tu­ral­men­te

La Cuarta - - IPONGALE -

Siem­pre es ne­ce­sa­rio un gol­pe de ener­gía, es­pe­cial­men­te cuan­do ya ca­bal­ga­mos por el año laboral y escolar, don­de se co­mien­za a ma­ni­fes­tar el es­trés, tan­to en adul­tos co­mo lo­los.

En­tre tan­ta pi­chi­ca­ta o vi­si­tas al lo­que­ro, una de las al­ter­na­ti­vas más za­naho­rias que se ha ido po­pu­la­ri­zan­do en­tre la ba­rra y que se ha in­cre­men­ta­do en los úl­ti­mos años es el uso de ener­gi­zan­tes na­tu­ra­les.

Es­te ti­po de su­ple­men­tos son ela­bo­ra­dos con plan­tas y sus­tan­cias ve­ge­ta­les, que han de­mos­tra­do ser be­ne­fi­cio­sos pa­ra la sa­lud. En do­sis co­rrec­tas sus be­ne­fi­cios son in­nu­me­ra­bles, evi­tan­do de es­te mo­do el con­su­mo de otro ti­po de su­ple­men­tos preparados quí­mi­ca­men­te.

“Nues­tra ex­pe­rien­cia nos per­mi­te se­ña­lar que los ener­gi­zan­tes na­tu­ra­les es­tán ocu­pan­do un im­por­tan­te lu­gar en la vi­da de las per­so­nas, so­bre to­do quie­nes lle­van el agi­ta­do rit­mo que nos im­po­ne la vi­da ac­tual. En far­ma­cias Knop he­mos de­tec­ta­do un au­men­to de un 23,8% de con­su­mo de es­te ti­po de su­ple­men­tos en­tre los años 2015 y 2016”, nos suel­ta Ma­ría Ele­na Ru­dol-

phi, quí­mi­co far­ma­céu­ti­co, ho­meó­pa­ta cer­ti­fi­ca­da por el Mi­nis­te­rio de Sa­lud (Min­sal) y te­ra­peu­ta flo­ral de far­ma­cias Knop.

Lo bueno es que la ofer­ta es am­plia. Di­fe­ren­tes com­po­nen­tes son uti­li­za­dos pa­ra la ela­bo­ra­ción de ener­gi­zan­tes na­tu­ra­les, co­mo al­ter­na­ti­va pa’ los acha­ques del cuer­po y la mo­lle­ra. Al­gu­nos de los más so­li­ci­ta­dos por la pi­pol son go­ji, gin­seng ro­jo co­reano, chis­san­dra, gua­ra­ná, al­fal­fa, le­va­du­ra de cer­ve­za y po­len, y son par­te de la am­plia ga­ma de pro­duc­tos con los que algunas far­ma­cias con­tri­bu­yen pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de hom­bres y mu­je­res. Aun­que, cla­ro es­tá, siem­pre se­rá bueno re­cu­rrir a al­gún es­pe­cia­lis­ta an­tes de au­to­me­di­car­se.

¿Y el sue­ño, ah?

Dor­mir las ho­ras ne­ce­sa­rias es fun­da­men­tal pa­ra un buen fun­cio­na­mien­to del or­ga­nis­mo. Pe­ro qué pa­sa cuan­do los pe­ques o uno mis­mo duer­me co­mo la mo­na o no pe­ga pes­ta­ña du­ran­te la no­che.

Se­gún el Min­sal al me­nos el 50% de la po­bla­ción chi­le­na su­fre de tras­tor­nos de sue­ño don­de los más co­mu­nes son la ron­co­pa­tía, in­son­mio o la ap­nea del sue­ño. Pe­ro ade­más de es­tos fac­to­res -que se re­la­cio­nan a los tras­tor­nos del sue­ño- po­de­mos en­con­trar la obe­si­dad, fal­ta de aten­ción y tras­tor­nos emo­cio­na­les co­mo la irri­ta­bi­li­dad.

Es­tos sín­to­mas han pro­vo­ca­do un au­men­to en el con­su­mo de pro­duc­tos pa­ra dor­mir sin receta por par­te de los chi­le­nos.

Pa­ra Ru­dolp­hi, “los re­me­dios ho­meo­pá­ti­cos des­ti­na­dos a com­ba­tir los tras­tor­nos del sue­ño son me­nos ries­go­sos que los me­di­ca­men­tos con­ven­cio­na­les, ade­más son efectivos y tie­nen la ven­ta­ja de no pro­du­cir adic­ción. Son fá­ci­les de se­guir en el mer­ca­do chi­leno, no son tan ca­ros y al mis­mo tiem­po al mo­men­to de com­prar­los se pue­de re­ci­bir orien­ta­ción del es­pe­cia­lis­ta que lo ven­de”.

En­tre los me­di­ca­men­tos na­tu­ra­les que nos ayu­dan a com­ba­tir es­tos tras­tor­nos po­de­mos en­con­trar las flo­res de

Bach que son una al­ter­na­ti­va pa­ra ni­ños, ado­les­cen­tes y adul­tos. És­tas se ela­bo­ran a par­tir de esen­cias de flo­res y exis­ten op­cio­nes pa­ra ni­ños es­tre­sa­dos, con fal­ta de aten­ción y tam­bién pa­ra aque­llos que su­fren in­som­nio o no logran con­ci­liar el sue­ño con fa­ci­li­dad. Su com­po­si­ción es na­tu­ral y sus re­sul­ta­dos efectivos, evi­tan­do así la in­ges­ta de me­di­ca­men­tos des­de tem­pra­na edad.

Pa’ la ca­pe­ru­za, “la me­di­ci­na ho­meo­pá­ti­ca en Chi­le es­tá re­co­no­ci­da co­mo una me­di­ci­na com­ple­men­ta­ria, lo que sig­ni­fi­ca que a un tra­ta­mien­to con­ven­cio­nal se le pue­de su­mar un tra­ta­mien­to ho­meo­pá­ti­co pa­ra com­ple­tar­lo y así ob­te­ner me­jo­res re­sul­ta­dos y no te­ner que au­men­tar la do­sis del otro que pro­ba­ble­men­te sí va a te­ner efec­tos se­cun­da­rios, y que ade­más, pro­vo­ca adic­ción”.

Ade­más, la te­ra­peu­ta flo­ral de far­ma­cias Knop con­clu­ye que “la ven­ta­ja de los pro­duc­tos na­tu­ra­les en ge­ne­ral es que el efec­to du­ra la no­che, por lo tan­to, al día si­guien­te uno ama­ne­ce des­pe­ja­do, a di­fe­ren­cia de si uno con­su­me por ejem­plo un dia­ze­pam, que pro­du­ce que al día si­guien­te uno se sien­ta abom­ba­da, no al 100% des­pier­ta con los

cin­co sen­ti­dos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.