El ta­xis­ta pi­ca­do a gi­go­ló

Sus con­sul­tas y dra­mas de ti­po amo­ro­so y de ca­che­teo, las en­vía a: doc­tor­ca­rino@la­cuar­ta.cl

La Cuarta - - OJO, PESTAÑA Y CEJA -

Doc:

His­to­rias de ta­xis­tas y mu­je­res de­be ha­ber por cien­tos, pe­ro la que le voy a con­tar es personal y tie­ne su pre­gun­ti­ta, je­fe. Pa­sa que ha­ce tres me­ses que aca­rreo a una da­ma se­pa­ra­da, sub 60, a un ca­sino de jue­go fue­ra de la ca­pi­tal.

Ella, que es ri­ca por de­lan­te y por de­trás, sa­le em­pe­ri­fo­lla­da de su ca­sa, la aca­rreo y me de­ja es­pe­ran­do mien­tras ga­na o pier­de en las sa­las de jue­go. Al sa­lir me pa­ga la ca­rre­ra más pro­pi­nas, que al fi­nal le cues­tan has­ta me­dio pa­lo.

Ha­ce unos días sa­lió fe­liz, me pa­gó, me dio la pro­pi­na y me hi­zo lle­var­la a un mo­tel de la ca­rre­te­ra. ¿Adi­vi­ne pa­ra qué? Le cuen­to que es una dio­sa, po­ten­te de car­nes y me sir­vió a pia­ce­re. Inol­vi­da­ble.

Des­pués de ese en­cuen­tro, me pi­de que la pa­se a bus­car, nos va­mos al telmo y me da pro­pi­nas co­mo si le ga­na­ra a la ru­le­ta. Es me­dio ca­fi­cho­sa la co­sa, ¿no? Pe­ro gra­cias a ella es­toy por dar el pie pa­ra mi de­pa. ¿Si­go o pa­ro? LUIS

Lu­chi­to:

Da­do que us­ted no es ca­sa­do ni tie­ne hi­jos y la da­ma es se­pa­ra­da y sin ata­dos de nin­gu­na es­pe­cie, me­nos de pla­ta, en­tien­do que se es­tá sa­can­do el em­pa­cho con us­ted.

No ha­bien­do amor en la re­la­ción, sino que pu­ro ex­pri­mir­le el néc­tar de su vi­ri­li­dad, lo me­jor es que si­gan ju­gan­do al te­to, go­zan­do y go­teán­do­le mo­ne­das pa­ra lo­grar el tan an­sia­do sue­ño de la ca­sa pro­pia, aun­que no sé si dig­na.

Un con­se­jo, galán: duer­ma har­to, des­can­se y ali­mén­te­se bien pa­ra ha­cer­le una bue­na ba­ja­da de ban­de­ra a la da­ma y le llue­van no só­lo pro­pi­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.