CO­REA DEL NOR­TE ME­TE CUCO AL MUN­DO CON CUÁTICAS AR­MAS

LUE­GO DE LA TOCÁ DE ORE­JA DE YUESEI, MOS­TRÓ EN DES­FI­LE A SU BA­TA­LLÓN Y NUE­VOS MI­SI­LES

La Cuarta - - PORTADA - ALE­XIS TO­RRES U @la­cuar­ta_­to­rres

Apro­ve­chan­do la ce­le­bra­ción del “Día del Sol”, Co­rea del Nor­te reali­zó ayer un ma­jes­tuo­so des­fi­le pa­ra mos­trar to­do su po­de­río ar­ma­men­tis­ta, y así to­car­le la ore­ja a Es­ta­dos Uni­dos.

Los orien­ta­les se bo­ta­ron a cho­ros des­pués que Do­nald Trump lan­za­ra una “Sú­per Bom­ba” en Af­ga­nis­tán y, de ya­pa, des­ple­ga­ra un lo­te de por­ta­vio­nes y sub­ma­ri­nos

cer­qui­ta de las cos­tas del país asiá­ti­co.

Pa­ra que se ha­ga una idea de la man­sa­ca que pue­de que­dar si al lí­der nor­co­reano Kim Jong-un le dan los mo­nos y de­ci­de ata­car a Yue­séi, nos ves­ti­mos de co­man­do pa­ra mos­trar­le en de­ta­lle el ar­se­nal de nue­vos mi­si­les que ex­hi­bió Co­rea Nor­te pa­ra que, se­gún ellos, “res­pon­der al ins­tan­te con un ata­que ató­mi­co ani­qui­la­dor en ca­so de una pro­vo­ca­ción im­pru­den­te”. Dios nos pi­lle con­fe­sa­dos.

Ca­da uno de los des­truc­ti­vos mi­si­les lle­va una oji­va nu­clear, que al des­pren­der­se per­mi­te ata­car va­rios blan­cos al mis­mo tiem­po. Ade­más, pue­den ser lan­za­dos de for­ma más rá­pi­da y ocul­tar­se me­jor de la de­tec­ción sa­te­li­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.