¡PO­BRE DA­NI! AHO­RA SE LAS SU­FRI­RÁ EN PE­LÍ­CU­LA DE MIE­DO

ES LA REI­NA DE LOS PA­PE­LES SU­FRI­DOS EN LA TE­LE Y AHO­RA LA PA­SA­RÁ CO­MO LA MO­NA EN PE­LI DE TE­RROR: “ES LO MÁS EN­TRE­TE­NI­DO QUE HAY”, LESEA

La Cuarta - - PORTADA - CLAU­DIA PACHECO @la­cuar­ta_c­pa­che

Pri­me­ro fue “Es­pe­ran­za”, lue­go “Aman­da” y aho­ra, en el ci­ne, es “Ma­dre”. Da­nie­la Ra­mí­rez es la pro­ta­go­nis­ta del th­ri­ller de la pro­duc­to­ra de Ni­co­lás Ló­pez, di­ri­gi­da por Aa­ron Burns, fil­me que se es­tre­na es­te 27 de abril en to­dos los ci­nes del te­rru­ño.

La Cuar­ta con­ver­só con Da­nie­la pa­ra ca­char al­gu­nos de­ta­lles de la es­pe­luz­nan­te his­to­ria que re­la­ta la vi­da de una ma­mi em­ba­ra­za­da, un hi­jo au­tis­ta y la lle­ga­da de un na­na fi­li­pi­na, de quien Dia­na (Ra­mí­rez) em­pie­za a sos­pe­char que po­ne a Mar­tín en su con­tra, con­vir­tién­do­se su ca­sa en una pe­sa­di­lla.

“Me he sor­pren­di­do con lo que se lo­gró, con la pe­lí­cu­la, con el armado de és­ta, por­que uno no sa­be lo que hi­zo has­ta que lo ve y me gus­tó mu­cho, tie­ne har­to sus­pen­so y lo­gra eso que las pe­lí­cu­las de te­rror co­mo que pro­me­ten y la his­to­ria es rá­pi­da, co­rre bien y es­tá bue- na”, pro­me­te ella.

- ¿Có­mo la pa­sas­te te­nien­do cuco to­do ra­to?

- Lo pa­sa­mos bien, ade­más que el Ni­co Ló­pez con su pro­duc­to­ra han tra­ba­ja­do el gé­ne­ro y he­cho pe­lí­cu­las pa­ra afue­ra y Aa­ron

Burns, que es el di­rec­tor, es hi­jas­tro de Ro­bert Ro­drí­guez, que es más­ter en es­te ti­po de pe­lí­cu­las. - Al­gu­nos ac­to­res di­cen que que­dan sal­to­nes des­pués de ha­cer pro­duc­cio­nes te­rro­rí­fi­cas, ¿te pa­só a ti?

- No, por­que de al­gu­na ma­ne­ra es co­mo po­ner­se en la si­tua­ción fic­ti­cia. - ¿Có­mo lo hi­cis­te pa­ra ac­tuar sin­tien­do mie­do to­do el ra­to, ha­bías sen­ti­do esa sen­sa­ción en tu vi­da? - Más allá de ex­po­ner los do­lo­res o las vi­ven­cias per­so­na­les, e in­ten­tar re­ca­pi­tu­lar qué es lo que re­co­noz­co del mie­do y de ahí exa­cer­bar­lo, con­fié en el di­rec­tor pro­fun­da­men­te y a eso ju­gué yo. - Siem­pre te to­can per­so­na­jes que se las su­fres to­das, te la pa­sas llo­ran­do no más, ¿te la su­fres mu­cho? - Nooo. Es lo más en­tre­te­ni­do que hay, por­que no es por llo­rar so­la­men­te, son per­so­na­jes que vi­ven co­sas y eso lo agra­dez­co, per­so­na­jes que lle­van un po­co las his­to­rias, eso es una res­pon­sa­bi­li­dad, tie­nen una fuer­za y la he po­di­do trans­mi­tir co­mo ac­triz, es gra­ti­fi­can­te,

por­que uno a los per­so­na­jes no los eli­je, a una la lla­man. - Y aga­rras pu­ros pro­ta­gó­ni­cos, eja­lé.

- Es bo­ni­to, gra­ti­fi­can­te, di­go, de al­gu­na ma­ne­ra es­toy ha­cien­do las co­sas bien, eso es sú­per en­ri­que­ce­dor y tam­bién es una res­pon­sa­bi­li­dad, hay que te­ner concentración, esa ca­pa­ci­dad de dis­ci­pli­na.

- Tú eres ma­má en la vi­da real... ¿Te ayu­dó al personaje de “Ma­dre”?

- Ten­go un hi­jo de 13 años. Hay cla­ra­men­te una re­la­ción de ese víncu­lo con es­te ti­po de re­la­ción que, en el ca­so de la pe­lí­cu­la, es de ab­so­lu­ta ne­ce­si­dad, com­pli­ci­dad y de­pen­den­cia. Des­de ahí ella es­tá frus­tra­da, can­sa­da y ago­ta­da de los cui­da­dos de su hi­jo au­tis­ta que no la to­ma en cuen­ta y lo de­ja en ma­nos de su na­na y ahí to­do to­ma un gi­ro ines­pe­ra­do. Su ca­be­za em­pie­za a fun­cio­nar de­ma­sia­do. - ¿La van a ver con tu re­to­ño?

- Quie­ro que la vea, pe­ro él no quie­re ja­já.

- ¿Por qué?

- Di­ce que no quie­re, por­que ade­más es una coin­ci­den­cia en­tre­te­ni­da que mi hi­jo en la pe­lí­cu­la se lla­ma Mar­tín igual que él. Eso le cau­sa un pe­que­ño cor­to cir­cui­to, pe­ro igual creo que la ve­rá, por­que un ni­ño la pue­de ver, es la fan­ta­sía del te­rror. Le de­be dar co­sa ver a su ma­má tam­bién.

Uno a los per­so­na­jes no los eli­je, a una la lla­man”. Da­nie­la Ra­mí­rez, ac­triz ba­cán.

Vi­sí­teV­ni­so­ít­seen­nos­wewn ww.lawc.ular­ctuaa.rctoam.com Sus­pen­so pu­ro

Mar­tín es el pri­mer hi­jo de Dia­na Prie­to (Ra­mí­rez) y es au­tis­ta. Bus­ca al­guien que le ayu­de a cui­dar­lo y es cuan­do em­pie­za su pe­sa­di­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.