TRAS EL PA­TO DEL BAN­CO ES­TA­DO Y DEL PE­RRI­TO SPIKE

La Cuarta - - PORTADA - BE­LÉN MU­ÑOZ @la­cuar­ta_­be­len

Hay dos pa­tos que ca­la­ron hon­do en el in­cons­cien­te co­lec­ti­vo na­cio­nal. El pri­me­ro: el po­pu­lar “Pa­to Yáñez”, que sur­gió co­mo un ba­jo desaho­go. Y el se­gun­do: el “Pa­to del Ban­coEs­ta­do”, que na­ció pa’ dar con­se­jos ban­ca­rios.

Con el tiem­po, el plu­mí­fe­ro se hi­zo me­ga po­pu­lar. Una fa­ma que Samuel Gua­jar­do (49), la voz del inol­vi­da­ble personaje, ja­más ima­gi­nó que lo­gra­ría.

El ac­tor, que re­co­no­ció que pue­de ca­mi­nar pio­la por la ca­lle por­que na­die lo ca­cha, re­cor­dó có­mo na­ció el pa­ti­to: “El 2007 me lla­ma­ron a un cas­ting. Fui el úl­ti­mo en en­trar y ahí me eli­gie­ron co­mo la voz. En los pri­me­ros co­mer­cia­les mi voz era más nor­mal. Con los años, fue evo­lu­cio­nan­do y aho­ra la ha­ce­mos más agu­da”.

Gua­jar­do, que lle­va 17 años en el mun­do de los co­mer­cia­les, con­tó que cuan­do la gen­te sa­be cuál es su pe­ga no pue­den evi­tar pe­dir­le que imi­te la voz del ave.

“Los ni­ños son los más fe­li­tea­mos ces. In­clu­so, en el cur­so de mi hi­ja mayor, que es­tá en ter­ce­ro bá­si­co, to­dos me di­ce “ho­la, pa­ti­to”. Le ten­go har­to ca­ri­ño al personaje”, desem­bu­chó a La Cuar­ta.

OTRAS PE­GAS

Samuel no pa­ga las cuen­tas só­lo con el Pa­to. Tam­bién es la voz de otro personaje, uno de otro mun­do. “Hace 12 años que ha­go a Billy, el marciano ro­jo de Bilz y Pap”, re­ve­ló.

Tam­bién es el en­car­ga­do de en­tre­gar­les es­pe­ran­zas a los mi­llo­nes de com­pa­trio­tas que jue­gan el Ju­bi­la­zo, de Lo­to, ya que es la voz de­trás de esos co­mer­cia­les.

AMI­GOS

Co­mo son po­cos los que se de­di­can a ser ac­to­res de voz, en­tre sus ami­go­tes es­tá Eduar­do Valenzuela, la voz del re­cor­da­do Spike de Li­pi­gas, que en paz des­can­se.

Gua­jar­do con­fe­só que “ton- har­to ha­blan­do en­tre no­so­tros con esas vo­ces”. Samuel re­co­no­ce que ca­da cier­to tiem­po se fu­ma un pu­cho, pe­ro igual se cui­da las cuer­das vo­ca­les. Ade­más, para ser aún más pu­len­to, reali­zó va­rios cur­sos para apren­der es­pa­ñol neu­tro. “He to­ma­do cla­ses de téc­ni­ca vo­cal. Por ejem­plo, el 2013 es­tu­ve en Ca­ra­cas (Venezuela) y mi pro­fe­sor era el mis­mo que hi­zo las “Pinky y Ce­re­bro”. Es muy bueno”.

Agre­gó que “en es­te tra­ba­jo uno tie­ne que par­tir sien­do bueno, na­die te en­se­ña. Por eso es muy di­fí­cil, tie­nes que lla­mar la aten­ción, por­que los tiem­pos en pu­bli­ci­dad son in­me­dia­tos. Por eso so­mos po­cos y hay tan po­cas vo­ces nue­vas”.

En el cur­so de mi hi­ja mayor, que es­tá en ter­ce­ro bá­si­co, to­dos me di­ce “ho­la, pa­ti­to””.

En es­te tra­ba­jo uno tie­ne que par­tir sien­do bueno, na­die te en­se­ña”. Samuel Gua­jar­do, ac tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.