GUATÓN VI­LLE­GAS EN­TRE­GA SU FÓRMULA DO­RA­DA

CO­ME­DIAN­TE DEL “MO­RAN­DÉ” Y QUE LA ROM­PIÓ EN VI­ÑA HACE CLA­SES PA’ DES­CU­BRIR NUE­VOS TA­LEN­TOS DEL HUMOR

La Cuarta - - ESPECTÁCULOS - RODRIGO A. RUIZ G. @la­cuar­ta_­rruiz

La ru­ti­na de Rodrigo Vi­lle­gas fue una de las más só­li­das de Vi­ña 2017, sor­pre­so­ta ab­so­lu­ta pa’ to­dos aque­llos que só­lo pen­sa­ban que era “el guatón del Mo­ran­dé”.

Y lue­go de de­mos­trar que era ca­paz de pa­rar­se so­li­to, al re­chon­cho se le abrió el ape­ti­to para de­jar en cla­ro que siem­pre se pue­de ir por más. ¿Có­mo? Es­tá dic­tan­do un pu­len­to ta­ller de crea­ción de espectáculos de humor en Ai­res Pro, don­de an­he­la pi­llar a los ja­ja­je­ros de la pró­xi­ma ge­ne­ra­ción.

“Es un ta­ller muy com­ple­to, ya que no se tra­ta úni­ca­men­te de de­mos­trar ha­bi­li­da­des co­mo sen­tir o creer que uno es chis­to­so, acá se les en­se­ña a los alum­nos des­de lo más bá­si­co: có­mo pen­sar un li­bre­to, la ma­ne­ra correcta de es­cri­bir­lo y, fi­nal­men­te, el de­sa­rro­llo de es­te en un es­ce­na­rio”, la ven­de.

Hace unas se­ma­nas que Vi­lle­gas es­tá de cabeza con es­tos pi­cho­nes, a los que es­pe­ra dar­les las su­fi­cien­tes he­rra­mien­tas co­mo para que lo­gren su­mar­se a las nue­vas hor­nea­das del chis­te crio­llo.

- Ro­dri, ¿le es­ta­mos bus­can­do can­te­ra al “Mo­ran­dé” o que­re­mos re­for­zar el mo­vi­mien­to “stan­da­pe­ro”?

- De to­do un po­co. Lo que más me gus­ta­ría es que ellos sal­gan sa­tis­fe­chos y, por so­bre to­do, con­ver­ti­dos en ar­tis­tas com­ple­tos y ver­sá­ti­les.

- ¿Se pue­de en­se­ñar el humor o es al­go con lo que se na­ce en el ADN? - Se pue­den en­tre­gar los con­cep­tos ne­ce­sa­rios para que al­guien se po­ten­cie en es­to. A ve­ces no to­dos pue­den su­bir­se a un es­ce­na­rio, pe­ro sí hay mu­chos que des­cu­bren una ve­ta crea­ti­va que tam­bién se pue­de desa­rro­llar en otras áreas. GI­RA MUN­DIAL

Por es­tos días, Vi­lle­gas es­tá re­par­tien­do sus ki­los de ta­len­to en­tre el “Mo­ran­dé con Com­pa­ñía” y su po­ten­te ca­rre­ra en so­li­ta­rio, la que aga­rró más vue­lo que el au­to del Chino Ríos cuan­do se ba­jó de la Quin­ta con los dos pá­ja­ros me­tá­li­cos en el bol­si­llo.

-

¿Qué tal tu es­pec­tácu­lo nue­vo, “Va­mos, que se Pue­de? ¿Cuál es el ob­je­ti­vo?

- Los ob­je­ti­vos son dos: el pri­me­ro, de­vol­ver­le a Chi­le to­do el ca­ri­ño que me en­tre­ga­ron an­tes, du­ran­te y des­pués del Fes­ti­val de Vi­ña. Ja­más pen­sé que me que­rían tan­to. Me en­can­ta que me pa­ren en la ca­lle, me pi­dan una fo­to y nos pon­ga­mos un ra­to a con­ver­sar, lo dis­fru­to.

- ¿Ya no te con­fun­den con el “Guatón de la Fru­ta”? - Aho­ra a él lo con­fun­den con­mi­go, ja­ja­já.

- Di­jis­te que la gi­ra te­nía dos ob­je­ti­vos, pe­ro no nos con­tas­te el se­gun­do...

- El se­gun­do es ba­jar de pe­so en me­dio de las ru­ti­nas.

- ¿La du­ra?

- Sí, es­ta­mos ac­ti­van­do una alar­ma que de re­pen­te sue­na y se me en­tre­ga una ta­rea: ha­cer ab­do­mi­na­les, fle­xio­nes de bra­zo, sal­tar la cuer­da o lo que sea. A ver si ter­mi­nó el tour con unos gra­mos me­nos, ja­ja­já.

De pro­fe

“Se pue­den en­tre­gar los con­cep­tos ne­ce­sa­rios para que al­guien se po­ten­cie en es­to”, es la idea del cur­so di­ce Vi­lle­gas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.