¡La an­gus­tia del ex Hue­vo por la mal­di­ta de­lin­cuen­cia!

Por ter­ce­ra vez en­tra­ron a ro­bar al cen­tro de reha­bi­li­ta­ción del ani­ma­dor

La Cuarta - - CRÓNICA - SE­BAS­TIÁN FONCEA @la­cuar­ta_­fon­cea www.lacuarta.com

No es un mis­te­rio que Da­niel Fuenzalida tran­si­tó por el la­do os­cu­ro de la fuer­za du­ran­te una dé­ca­da de su vi­da, pe­ro el mé­ri­to es que de­jó las dro­gas y su ex­pe­rien­cia en reha­bi­li­ta­ción la plas­mó en una cen­tro pa­ra ayu­dar a com­ba­tir los vi­cios.

El ex Hue­vo lle­va cin­co años a car­go de “Con­tra­dic­ción”, un cen­tro en don­de de for­ma am­bu­la­to­ria de­ce­nas de per­so­nas han vis­to la luz al fi­nal del tú­nel del vi­cio.

Des­gra­cia­da­men­te du­ran­te el fin de se­ma­na lar­go le en­tra­ron a ro­bar por ter­ce­ra vez, por­que dos ve­ces

an­tes unos mal­di­tos sa­quea­ron la clí­ni­ca cuan­do fun­cio­na­ba en ca­lle In­fan­te, en Nu­ñoa, y aho­ra fue sa­quea­do por pri­me­ra vez des­de que es­tá en ca­lle Co­lo Co­lo, en la mis­ma co­mu­na.

“Se­gún las cá­ma­ras de se­gu­ri­dad en­tra­ron el sá­ba­do a las 4.30 de la tar­de, cor­ta­ron la luz y co­mo las ba­te­rías si­guen fun­cio­nan­do me­dia ho­ra, es­pe­ra­ron a que se ter­mi­na­ran y cuan­do com­pro­ba­ron que la alar­ma es­ta­ba muer­ta in­gre­sa­ron a la ca­sa y se ro­ba­ron to­do: compu­tado­res, te­le­vi­so­res, mo­ni­to­res y pro­yec­to­res”, con­tó ayer ape­nas su­po de la ma­la no­ti­cia.

DO­LOR

Los ra­te­ros en­tra­ron a la pro­pie­dad por la re­ja y ya den­tro de la ca­so­na in­gre­sa­ron a la cons­truc­ción por una ven­ta­ni­ta de un se­gun­do pi­so, y lue­go por ahí mis­mo sa­ca­ron las co­sas.

Lo que más le do­lió al ani­ma­dor de UCV TV y de ra­dio Ac­ti­va fue per­der la in­for­ma­ción que ha­bía en los compu­tado­res, por­que ahí es­ta­ban las fi­chas clí­ni­cas de los pa­cien­tes.

“Ahí hay un mon­tón de se­gui­mien­tos que se le ha­cen a ca­da uno de los pa­cien­tes, pe­ro afor­tu­na­da­men­te hay res­pal­dos por­que ca­da te­ra­peu­ta de­ja su tra­ba­jo re­gis­tra­do de for­ma ma­nual”, di­jo.

El ava­lúo de lo pe­la­do an­da por los tres pa­los y me­dio, Ca­ra­bi­ne­ros es­tá a car­go de la in­ves­ti­ga­ción y ya cuen­tan con la ima­gen de unos de los pa­tos ma­los que fue re­gis­tra­do por una cá­ma­ra an­tes que se le ter­mi­na­ra la ba­te­ría.

- ¿Qué ofre­cen en el cen­tro?

- Es un cen­tro am­bu­la­to­rio diurno, ves­per­tino, más aten­ción par­ti­cu­lar. Fun­cio­na­mos de lu­nes a vier­nes; la gen­te acá no se que­da a dor­mir sino que vie­ne du­ran­te el día, y yo ha­ce cin­co años me su­mé.

- ¿Qué te mo­ti­vó a te­ner un lu­gar así?

- Me mo­ti­vó lo que siem­pre he di­cho, es una vuel­ta de mano, yo pa­sé por cen­tros de reha­bi­li­ta­ción con las ca­rac­te­rís­ti­cas de es­te, am­bu­la­to­rios con una for­ma más mo­der­na y per­so­na­li­za­da de aten­ción. Des­pués de que yo me reha­bi­li­té las per­so­nas me em­pe­za­ron a pre­gun­tar dón­de me ha­bía reha­bi­li­ta­do y có­mo lo ha­bía he­cho, y se­guí el mo­de­lo en es­te cen­tro.

Fuenzalida in­ten­ta plas­mar to­do lo que apren­dió en su pro­pio tra­ta­mien­to en el cen­tro que tie­ne en Ñu­ñoa.

Des­gra­cia­dos

Los ton­tos en­tra­ron por una re­ja a la pro­pie­dad y lue­go in­gre­sa­ron a la ca­sa por una ven­ta­na del se­gun­do pi­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.