La tra­ge­dia que en­lu­ta al fút­bol che

Ema­nuel Bal­bo, hin­cha de Bel­grano, fue lan­za­do por otros fa­ná­ti­cos des­de una tri­bu­na lue­go de ser acu­sa­do de ser hin­chas del clá­si­co ri­val y re­sul­tó muer­to. ¿El dra­ma? El ase­sino de su her­mano fue el que inventó la mo­cha.

La Cuarta - - DEPORTES - CRIS­TIÁN FA­JAR­DO @la­cuar­ta_­fa­ja www.lacuarta.com

El fin­de pa­sa­do to­da la ciu­dad de Cór­do­ba, en Ar­gen­ti­na, que­dó con­ge­la­da. Y no fue por­que se ju­gó el clá­si­co más im­por­tan­te de la ciu­dad des­pués de 15 años, sino por la muer­te de Ema­nuel Bal­bo (22), un hin­cha de Bel­grano al que sus pro­pios pa­res hi­cie­ron vo­lar tri­bu­na aba­jo.

En una ima­gen que rá­pi­da­men­te dio la vuel­ta al glo­bo, se ve co­mo va­rios hin­chas gol­pean y ba­jan a un in­di­vi­duo con ca­mi­se­ta del “Pi­ra­ta” (co­mo los apo­dan) des­de una de las tri­bu­nas del es­ta­dio Mario Al­ber­to Kem­pes, has­ta que cae a un tú­nel de cua­tro me­tros y se pier­de de vis­ta.

En el sue­lo, an­tes de que lle­ga­ran a au­xi­liar­lo, fue pa­tea­do una y otra vez, ade­más de su­frir el ro­bo de sus za­pa­ti­llas al es­tar in­cons­cien­te.

“Lo con­fun­die­ron con un hin­cha de Ta­lle­res (el clá­si­co)”, fue la pri­me­ra in­for­ma­ción que se sol­tó, pe­ro la his­to­ria se­ría mu­cho más cru­da. To­do, por­que fi­nal­men­te se tra­tó de la ven­gan­za del au­tor del ase­si­na­to del her­mano de Bal­bo, ocu­rri­da en 2012, y que es­pe­ra­ba el jui­cio en li­ber­tad.

Ós­car Eduar­do Gó­mez, el “Sa­pi­to”, fue quien ha­bría apun­ta­do en la tri­bu­na a Bal­bo, sin­di­cán­do­lo co­mo hin­cha de Ta­lle­res, pa­ra que co­men­za­ran los gol­pes.

Fue el acom­pa­ñan­te de can­cha de Bal­bo, Lu­cas Acosta, quien con­tó lo su­ce­di­do. “Nos lo cru­za­mos an­tes de em­pe­zar el par­ti­do y Gó­mez lo in­sul­tó a Ema­nuel. No­so­tros no le di­mos bo­la, nos fui­mos más arri­ba en la po­pu­lar. Pe­ro cuan­do ter­mi­nó el pri­mer tiem­po, la gen­te se sen­tó y yo vi que el ‘Sa­pi­to’ se pu­so de pie y em­pe­zó a mi­rar ha­cia arri­ba, co­mo bus­can­do a Ema­nuel. Pa­ra mí que el ata­que fue pre­me­di­ta­do”, sol­tó en el pro­gra­ma Día a Día, don­de ade­más co­men­tó la cla­ve del ca­so: “Ma­tó a un her­mano de Ema­nuel. Des­pués de eso, los Gó­mez se que­da­ron con bron­ca por­que se tu­vie­ron que ir del ba­rrio y el ‘Sa­pi­to’ lo in­sul­ta­ba a Ema­nuel ca­da vez que lo veía”.

Bal­bo fue tras­la­da­do al Hos­pi­tal de Ur­gen­cias de Cór­do­ba, don­de in­gre­só con frac­tu­ra y hun­di­mien­to pa-

rie­tal, con ede­ma ce­re­bral y es­ta­do de con­cien­cia muy ba­jo, por lo que es­ta­ba en co­ma. A las 23 ho­ras del do­min­go se le de­cre­tó la muer­te ce­re­bral y a las 14 ho­ras de ayer fue des­co­nec­ta­do, por pe­ti­ción de la fa­mi­lia.

Por es­te ca­so fue­ron arres­ta­dos Ma­tías Oli­va y su pa­dre Cris­tián Oli­va, Raúl Ver­ga­ra y Carlos Ro­ble­do, mien­tras que en ho­ras de la tar­de de ayer se en­tre­gó el “Sa­po” Gó­mez, pe­se a que se abo­ga­da, Mónica Pi­co, ha­bía ase­gu­ra­do que “él no tie­ne na­da que ver, en el vi­deo se ve un sui­ci­dio”.

La his­to­ria tie­ne en lu­to al fút­bol ar­gen­tino y no des­car­tan que el te­ja­zo le cai­ga du­ro has­ta a Bel­grano, quie­nes ya se com­pro­me­tie­ron a ayu­dar a la fa­mi­lia.

Ema­nuel Bal­bo fue des­co­nec­ta­do ayer a las 14 ho­ras y no pu­do so­bre­vi­vir a las gra­ves he­ri­das que te­nía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.