Doc­tor Ca­ri­ño:

La Cuarta - - OJO, PESTAÑA Y CEJA -

A mis 38 años ten­go un nu­do en mi ca­be­za. A par­te de que soy un asi­duo al al­cohol, me he da­do cuen­ta de que a mi se­ño­ra no la es­toy pes­can­do na­da. Es que la veo y no me ca­lien­ta ni un cen­tí­me­tro. La en­cuen­tro fo­me, me des­ena­mo­ra ca­da vez que quie­ro po­ner­le weno y duer­me a pa­ta suel­ta. O cuan­do tra­to de lle­gar tem­pra­ni­to pa­ra pre­pa­rar­le un cock­tail, y de res­pues­ta ten­go un bos­te­zo que me co­me pe­ro to­da la ore­ja. Des­pués duer­me. Así que ahí bebo, y mu­cho. Pe­ro en mi pe­ga hay to­do lo opues­to: una ru­bia gi­gan­te, que me lla­ma, que me ex­ci­ta, que chu­pa a la par con­mi­go has­ta que de tan­ta be­bi­da la veo has­ta fea, y eso que es be­lla. No he he­cho na­da aún. No he cor­ta­do a mi mu­jer ni tam­po­co he lle­va­do a la ru­cia a un mo­tel. Dí­ga­me qué ha­cer, doc.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.