“Co­mo no veo me qui­sie­ron en­ga­ñar”

La Cuarta - - PAÍS -

Na­bi­la siem­pre ha si­do una mu­jer in­de­pen­dien­te eco­nó­mi­ca­men­te y an­tes de ese fa­tal 14 de ma­yo ella se man­te­nía con la ven­ta de mue­bles a tra­vés de in­ter­net, ne­go­cio que te­nía mon­ta­do con su ami­go Cé­sar, que hoy es su gran apo­yo.

Nos con­tó que aho­ra el ne­go­cio se ha tor­na­do di­fí­cil, no só­lo por su es­ta­do de áni­mo sino tam­bién por­que ya no pue­de via­jar a San­tia­go, al Ba­rrio Fran­klin, pa­ra ele­gir la mer­ca­de­ría.

“Yo an­tes com­pra­ba lin­ving, ba­res, mue­bles de co­ci­na pa­ra ven­der­los, aho­ra me atre­vo con al­gu­nas co­sas no más por­que el ca­ba­lle­ro que me ven­día las co­sas se por­tó mal la úl­ti­ma vez y co­mo que me qui­so en­ga­ñar, se de­mo­ró va­rias se­ma­nas en en­viar­me el pe­di­do a pe­sar de que yo le ha­bía gi­ra­do. Por eso aho­ra ten­go mie­do”, ma­ni­fes­tó.

Se­ña­ló tam­bién que ella no que­ría na­da gra­tis, pe­ro que ne­ce­si­ta un empujoncito de al­guno de los pro­gra­mas del Go­bierno, pe­ro que le ha­bía ido mal por ese la­do: “Me di­je­ron que mi em­pre­sa era muy nue­va y que ne­ce­si­ta­ba más tiem­po. Yo les di­go ne­ce­si­to apo­yo pa­ra se­guir man­te­nien­do mi fa­mi­lia. Eso es to­do”, di­jo de­ci­di­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.