Don Ga­bi­to:

La Cuarta - - OJO, PESTAÑA Y CEJA -

Fuer­te lo su­yo, co­mo di­ce el co­pión del Rumpy cuan­do cuen­ta his­to­rias cal­ca­das a las de acá. Pe­ro ca­paz que la pis­co­la de más y las sa­li­das y en­tra­das de pe­gas don­de le pe­ga­ron la PLR le sir­vie­ron a su ex pa­ra dar­se cuen­ta de que en vez de te­ner un ma­ri­do que va­le ca­llam­pa, re­que­ría de una com­pa­ñe­ra que la res­pe­ta­ra y la qui­sie­ra. En es­tos tiem­pos, la aper­tu­ra se­xual es una cons­tan­te. Hay ca­sos de ma­tri­mo­nios con hi­jos don­de uno de los dos se les que­mó el arroz cuan­do vie­jo. Pe­ro se les res­pe­ta. Y acá us­ted mu­rió en es­ta historia de amor. Aho­ra le que­da va­lo­rar la op­ción de su ex y agra­dez­ca que no al­can­zó a te­ner fa­mi­lia, ya que po­drá bus­car nue­vos ho­ri­zon­tes. Dé vuel­ta la pá­gi­na y tra­te de no caer una vez más en los vi­cios co­mo el mal­di­to al­cohol. Sa­lud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.